0
MARIANA DÍAZ Liquidada la Fundació Art a la Seu, que nació para impulsar la intervención de Barceló en la Capella del Santíssim, Joan Darder, presidente del Cabildo catedralicio, se manifiesta favorable a que vuelva a repetirse la colaboración entre entidades públicas y privadas para acciones en favor del edificio más emblemático de Mallorca. Como gesto de «gratitud» a los patronos de la citada entidad, «el obispo y el Cabildo les han regalado una réplica de nuestra Virgen sagrario».

Aunque la primera vez que se habló de la disolución de Art a la Seu fue hace un año, justo tras la inauguración de la citada capilla, momento que a Darder le pareció «poco oportuno», no fue hasta el pasado viernes que se le dio carpetazo definitivo, aunque quedan algunos «flecos» por finalizar como varias piezas del mobiliario que el artista aún no ha hecho.

«El objetivo casi exclusivo de la Fundación era la obra de Barceló; terminada ésta, su razón de ser ha desaparecido. Por otro lado, creo que tienen más libertad las instituciones que la conforman si en cualquier momento ellas u otras se unen para otros fines relacionados con la Seu, hablo de una asociación, una colaboración, unos Amigos de la Catedral, como ocurre en otras catedrales de España, que puede ser estable o puntual».