El diputado valenciano responde al grito de "catalanista" cuando ha citado a Joan Fuster:...

W
0

El diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, ha reprochado al candidato propuesto por Vox para la moción de censura, Ramón Tamames, que tilde de Frankenstein la mayoría progresista en el Congreso y le ha rebatido que entonces un Gobierno de PP y Vox sería el de «Freddy Krueger», en referencia al afamado personaje de la película de terror «Pesadilla en Elm Street».

Así lo ha trasladado durante su intervención, en el turno correspondiente al grupo Plural, en el debate para fijar posiciones respeto a la iniciativa contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, impulsada por el partido dirigido por Santiago Abascal.

Baldoví se ha dirigido a Tamames con un tono duro por su «papelón» de prestar apoyo a Abascal pese a su discurso «decepcionante e incongruente». Además, ha respondido a la llamada del líder de Vox a vestir con decoro en el Congreso subrayando que la dignidad no se demuestra con traje y corbata, sino no utilizando las instituciones para fines «electoralistas».

Luego, ha arremetido contra Vox al espetar que le gusta tanto las mujeres que han elegido de candidato a la Generalitat a un condenado por violencia machista, en alusión a Carlos Flores Juberías.

Por tanto, ha preguntado a Tamames si cree en serio que Abascal «da la talla» para ser vicepresidente de cualquier gobierno y si se puede gobernar con un «señor condenado por no pagar a sus trabajadores y por obras ilegales en su chalet», en referencia al portavoz parlamentario Iván Espinosa de los Monteros, y con un «prófugo de la justicia británica», en alusión al vicepresidente de la formación Javier Ortega Smith.

«¿Por qué da la cara por esta indigencia intelectual, por este vacío democrático, por estas arengas vacuas?», ha proseguido Baldoví, para luego interrogar al PP si estaría dispuesto a pactar con Vox, a lo que se ha respondido afirmativamente a sí mismo.

Durante su intervención ha citado al intelectual valenciano Joan Fuster y, en ese momento, desde la bancada de la derecha le han gritado «catalanista» e «indigente», a lo que el diputado de Compromís ha respondido: «No le llegas ni a la suela de los zapatos».