Archivo - Furgoneta de la Ertzaintza | Europa Press - EUROPA PRESS - Archivo

El juez de guardia ha decretado el ingreso en prisión del varón de 33 años detenido el pasado lunes en una vivienda de Irun (Gipuzkoa), acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa contra agentes de la policía local, tras lanzarles varias cuchilladas sin llegar a alcanzarles, y por prender fuego a una bombona de butano «atentando contra sus vidas».

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, el detenido pasó ayer a disposición judicial y el juez decretó a primeras horas de la tarde su ingreso en prisión.

Los hechos sucedieron pasadas las once de la noche del pasado domingo, cuando agentes de la Policía local de Irún solicitaron la colaboración de la Ertzaintza, ya que se encontraban en un domicilio al que habían acudido por una presunta agresión con arma blanca.

A la llegada a la vivienda, que se encontraba abierta, un varón armado con un cuchillo estaba autolesionándose y, al intentar desarmarle, lanzó varias puñaladas a los agentes, sin llegar a alcanzarles.

Acto seguido, cogió una bombona de butano y, tras abrir la válvula con un mechero, prendió fuego al gas que iba saliendo, intentando alcanzar a los guardias, para acto seguido atrincherarse en el domicilio. El inmueble fue desalojado ante una posible explosión, ya que en la vivienda había al menos cinco bombonas de butano.

Tras varios intentos para que depusiera su actitud por parte de los negociadores de la Ertzaintza, agentes de intervención entraron en la vivienda y localizaron a la persona semiinconsciente, por lo que fue trasladada al hospital en calidad de detenido. Se le acusa de un intento de homicidio, atentado a agentes de la autoridad y un delito de daños en la propiedad.