Yeguas rescatadas de la perrera ilegal en Chiclana. | Guardia Civil - GUARDIA CIVIL

Agentes de la Guardia Civil ha rescatado ocho animales --seis perros y dos yeguas-- de una perrera ilegal ubicada en la localidad de Chiclana de la Frontera (Cádiz), donde su propietario los hacinaba sin agua, alimentación adecuada y las más elementales condiciones de habitabilidad. El Seprona ya actuó en esta misma finca en febrero de 2017 cuando se rescataron a otros 50 animales que se encontraban en pésimas condiciones.

Según ha explicado la Guardia Civil en una nota, al propietario se le imputa un delito contra la flora, la fauna y los animales domésticos y seis infracciones a la Ley de Protección Animal y otra por la denegación de colaboración a la labor Inspectora de los Agentes de la Autoridad.

La actuación del Seprona de Chiclana se desarrolló a requerimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente después de que se presentaran diversas denuncias por un posible caso de maltrato animal que se podría estar produciendo en una finca del término municipal, donde ya había actuado en 2017 por hechos similares, estando actualmente el principal encartado en esa actuación en paradero desconocido.

Los guardias civiles trataron en numerosas ocasiones identificar y localizar al propietario de la finca en cuestión, teniendo la certeza de que el investigado evitaba de manera intencionada la labor inspectora de los agentes, pudiendo comprobar desde el exterior de la misma el lamentable estado de los animales que allí se encontraban.

Tras realizar distintos apostaderos y servicios, pudieron localizar al propietario de la finca, poniendo todo tipo de impedimentos para que el Seprona pudiera realizar su trabajo. Tras la intervención realizada, con la asistencia de veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria y de la veterinaria municipal de Salud, los animales quedaron depositados en varias asociaciones de protección animal autorizadas y a disposición de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Por su parte, el Seprona ha solicitado para esta persona la incompatibilidad para la tenencia de cualquier tipo de animal, todo ello sin perjuicio de las actuaciones penales y administrativas que se han iniciado contra él.