Archivo - Vegetación y cartel de Bejís calcinados | Jorge Gil - Europa Press - Archivo

El pleno del Consell ha validado este viernes siete declaraciones de emergencia para acometer obras por los incendios forestales de este verano, por un importe conjunto de 2.174.752 euros. Se trata de los fuegos que afectaron a los términos municipales de Bejís, la Vall d'Ebo, Venta del Moro, Costur y Calles, donde el dinero se destinará a recuperar la cubierta vegetal, evitar la erosión y acondicionar los caminos de acceso a las zonas quemadas.

En concreto, un millón de euros irá para actuaciones de restauración de la superficie quemada en el incendio de Bejís, que afectó a los términos municipales de Altura, Barracas, Bejís, El Toro, Jérica, Sacañet, Teresa, Torás, Viver, Alcublas y Andilla. El fuego se dio por extinguido el 13 de septiembre tras quemar 18.522,78 hectáreas, de las que 16.944,47 eran suelo forestal.

Al otro gran incendio del verano, el de la Vall d'Ebo, se dedican 700.000 euros. Afectó a Balones, Benimassot, Castell de Castells, Famorca, Fageca, La Vall d'Alcalà, La Vall de Laguar, La Vall d'Ebo, l'Atzubia, Orba, Pego, Planes, Tollos, Tormos y Vall de Gallinera. Se dio por extinguido el 21 de agosto después de arrasar 11.604,42 hectáreas, de las que 10.609,05 eran superficie forestal.

El importe de todas estas actuaciones, tanto las que ejecuta el Gobierno como las que ejecuta la Generalitat, asciende a dos millones de euros en Bejís y un millón en Vall d'Ebo. El plazo de ejecución es de seis meses, por lo que los trabajos finalizarán entre marzo y abril. A estas labores hay que sumar las de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) por 1,2 millones, ya iniciadas en Bejís.

Actualmente se realizan trabajos en Torás, en el monte Aguamala, de eliminación del arbolado a ambos lados de las pistas para evitar que caigan y supongan un riesgo para las personas. En Teresa, zona con grave riesgo de erosión, se construyen estructuras en pequeños, mientras en Bejís hay en marcha acondicionamiento y mejora de caminos.

También se trabaja en la restauración de Venta del Moro, para lo que el Consell destina 249.752 euros, y en breve se iniciarán las actuaciones en el incendio de Costur-Les Useres con una aportación de 150.000 euros. Hay otra partida de 75.000 euros para la adecuación de caminos y eliminación de arbolado tras el incendio de Calles.

Prevenir inundaciones y regenerar la vegetación

En general, como consecuencia de estos incendios se ha consumido la cubierta vegetal que cubre el suelo, perdiendo su protección más inmediata frente a la acción del viento y la lluvia. Esto, unido a las elevadas pendientes y a las lluvias torrenciales de otoño, recomienda realizar una serie de intervenciones inmediatas para mitigar la erosión y reducir la escorrentía superficial con el fin de prevenir inundaciones aguas abajo de la zona incendiada, así como actuar sobre la vegetación para garantizar su regeneración.

Una de las actuaciones en ejecución es la eliminación de árboles a los lados de carreteras, caminos y pistas forestales para evitar caídas y riesgos. También se apean los árboles quemados y se eliminan los restos o se construyen fajinas con madera y troncos quemados para evitar la erosión en laderas.

Paralelamente, se reconstruyen muros de mampostería en seco, se recuperarán bancales antiguamente cultivados para que sirvan de alimento a la fauna, se realizarán balsas de agua para la fauna. Son trabajos mayoritariamente consensuados con las sociedades de cazadores locales.

Otras de las actuaciones son tareas de apeo y eliminación de arbolado muerto que puede suponer un riesgo fitosanitario, normalmente en la zona del perímetro del incendio, además de arreglar las pistas y caminos de la zona.