Ramón Celma y Jorge Azcón (PP) en su visita a las obras de Mularroya el pasado mes de julio. | PP.

El presidente del PP-Zaragoza y portavoz de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en las Cortes de Aragón, Ramón Celma, ha apostado este miércoles por «seguir presionando» para desbloquear los embalses eliminados del Plan del Ebro, después de que el Tribunal Supremo haya dictado una sentencia favorable al embalse de Mularroya (Zaragoza).

En una nota de prensa, Celma se ha mostrado «muy satisfecho» porque «el Partido Popular no ha parado hasta conseguir que se desbloquee el embalse de Mularroya».

Este embalse "es ya un proyecto asentado y sólido en la provincia de Zaragoza. Tiene ya invertidos 170 millones de euros aproximadamente, de los 200 millones que costará. Se trata de una obra que va a ayudar mucho a nuestra comarca de Valdejalón y a nuestros vecinos, población donde es muy necesario apoyar la agricultura y permitirá consolidar y modernizar los regadíos
ya existentes y crear otras 5.000 hectáreas de regadío".

La totalidad de las obras contenidas en el Pacto del Agua «son necesarias para impulsar al sector primario de Aragón y son un elemento esencial para luchar contra la despoblación», ha dicho.

Por eso, el Partido Popular no comprende que el PSOE
y el PAR votaran a favor de un nuevo Plan de Cuenca del Ebro, «que elimina miles y miles de hectáreas de regadío y la construcción de 30 pequeñas obras hidráulicas».

Pero Ramón Celma ha subrayado que este camino continúa: «Vamos a seguir presionando a Lambán y a la ministra Teresa Ribera para que desbloqueen los 30 embalses que han sido eliminados en la última planificación de la Cuenca del Ebro».