El conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent y la nueva consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Isaura Navarro, durante una sesión de control | Rober Solsona - Europa Press

La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Isaura Navarro, ha avanzado que su presupuesto para 2023 contempla una inversión «nunca vista» para la prevención de incendios forestales, hasta 38,72 millones de euros (+42%), y que el próximo año comenzarán los trabajos ambientales en la zona afectada por el fuego de Bejís de este verano.

En la presentación de los presupuestos en Les Corts, dos semanas después de su nombramiento, Navarro ha confiado en disponer de «meses provechosos por delante, aunque no sean muchos», para mostrar su compromiso por el medio ambiente y el sector primario frente a la crisis climática: «O estamos unidos en esta lucha o nos irá mal».

Con un total de 617 millones (+8%), la consellera ha defendido que son «los presupuestos más verdes de la Generalitat» en un día con «noticias no demasiado encorazonadoras» para la emergencia climática, en alusión a la XVII Cumbre del Clima que se celebra en Egipto. «Como en anteriores cumbres, todo está por hacer», ha lamentado.

En materia de incendios está prevista la creación de un fondo plurianual de «cooperación forestal» junto a las diputaciones provinciales para realizar transferencias directas a los ayuntamientos, además de una línea para la recuperación de parques naturales y otra de un millón para la recuperación de cultivos arrasados.

Un 57% más para l'albufera

Dentro de las políticas medioambientales, con 268,76 millones (+10,4%), se presupuesta el doble en mantenimiento y conservación de espacios naturales hasta 16 millones. La consellera ha resaltado que l'Albufera, «la joya natural de València», recibirá 7,75 millones, «casi un 57% más» que en 2022, y que las ayudas al control de la vegetación mediante el pastoreo intensivo duplican sus fondos.

Como prioridades se ha marcado la aprobación de la Ley de Cambio Climático con la creación de una agencia y la puesta en marcha de la «ruta valenciana del biogás» para sustituir el consumo de gas natural por renovables. El presupuesto incluye 14,57 millones con fondos estatales para la instalación y almacenamiento de estas fuentes de energía, junto a una partida específica de investigación.

También contempla casi el doble de recursos para la calidad y educación y ambiental --Navarro ha asegurado que la Comunitat Valenciana es «referente» en reciclaje--, un 40% más en infraestructuras de canalización de agua hasta 6,57 millones para reducir el riesgo de inundaciones y 11 millones para la reutilización de aguas depuradas.

Ayudas agrarias

Por su parte, el área agraria sube un 26,1% en un año hasta 351,32 millones, con el objetivo de que sea más competitiva y eficiente. Ascienden a 49,44 millones las líneas de ayudas que «impactan directamente en los trabajadores» en materia de riegos, energía, infraestructuras o accesos.

A esto se suman los 200 millones para la gestión de la Política Agraria Común (PAC), que tramita más de 60.000 expedientes de ayudas, los 25,12 millones para fomentar las cooperativas agrícolas o los 32 millones destinados al seguro agrario. «Somos la comunidad que más invierte en Agroseguro y continuaremos siéndolo», ha recalcado la consellera.

Paralelamente, se presupuestan 140 millones en ayudas directas a programas de frutas, hortalizas y vino o ambientales como el del arroz de l'Albufera, mientras el apoyo a la agricultura ecológica y de proximidad sube un 20,6% hasta 23,2 millones. En investigación se prevé destinar 16 millones al Institut Valencià d'Investigacions Agràries (IVIA), junto a 500.000 euros para la replantación de parcelas afectadas por la Xylella fastidiosa.

Respecto a la pesca se contemplan 33,2 millones para el programa de ordenación y mejora, la creación de un fondo de dos millones para los afectados por la guerra de Ucrania y otros 6,8 millones para compensar las paradas biológicas dictadas por la Unión Europea.

La oposición no confía más en navarro que en mollà

Durante el debate, la oposición ha criticado la baja ejecución del presupuesto, sus continuas modificaciones y la diferencia entre los más de 80 millones anunciados para prevención de incendios y los 40 presupuestados, por lo que no cree que la consellera vaya a ser capaz de lograr en siete meses lo que no se ha hecho en ocho años.

Elisa Díaz (PP) ha advertido que hay inversiones que se repiten de otros años, como parte de los fondos para l'Albufera, Emigdio Tormo (Cs) ha felicitado a la consellera su «valor» pero ha augurado que seguirá los pasos de Mireia Mollà y José Luis Aguirre (Vox) ha sostenido que «el problema no es el cambio climático, sino la incompetencia de la conselleria».

Entre los grupos del Botànic, el socialista David Calvo ha pedido más «equilibrio» entre el área agrícola y la medioambiental, dado que la primera requiere más acciones a corto plazo, y Beatriu Gascó (UP) ha achacado el nivel de ejecución del presupuesto a la falta de trabajadores en este departamento.

"he venido a trabajar"

En su réplica, Navarro ha asegurado que tanto agricultura como prevención de incendios ya han superado en 2022 el 90% de ejecución, ha negado que el sector pesquero esté desatendido y ha hecho hincapié en que la Generalitat defiende a todos los productores ante el Gobierno y la UE, además de pedir «conciencia ecológica» a todos los partidos.

«Yo he venido aquí a trabajar», ha zanjado sobre las críticas a las «luchas internas» en Compromís. Además, ha insistido en que «se ha escuchado al territorio y a todos los sectores» en la elaboración del presupuesto, «sobre todo mirando al futuro».