Imagen de este sábado de la mesa protagonizada por Juan Espadas, Cristina Narbona, María Jesús Montero y Antonio Muñoz. | FRANCISCO J OLMO/EUROPA PRESS

Diversos dirigentes socialistas que han antecedido en el uso de la palabra al expresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE, Felipe González, homenajeado este sábado en Sevilla en conmemoración de los 40 años de la victoria socialista en las elecciones de octubre de 1982, le han agradecido «una victoria inconmensurable», como ha afirmado la presidenta del partido, Cristina Narbona, o han subrayado el legado de «un Estado del Bienestar que tú construiste», como ha hecho el secretario general del PSOE-A, Juan Espadas.

El Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla ha albergado el acto para rememorar la histórica victoria socialista de 28 octubre de 1982, que supuso lograr 202 de los 350 diputados del Congreso.

La ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, junto a los mencionados Narbona y Espadas, han sido los encargados de rememorar su recuerdo de aquella noche de octubre de 1982.

Montero ha evocado que en aquel momento se encontraba en el instituto y ha considerado que aquella victoria se interpretó como «una invitación de Felipe a toda la sociedad para que participáramos, no era exclusivo, se abría a todos los sectores, nos sentíamos interpelados», con la peculiaridad en su caso de que era participante en «los movimientos cristianos», y concluir que de aquel triunfo se intuía que «algo bueno se avecinaba».

El secretario general del PSOE ha remarcado «la sensación de orgullo y de esperanza» asociada a aquella victoria de «un socialista como Felipe González, un sevillano del que nos sentimos muy orgullosos», y de la que ha apuntado que vino precedida por el triunfo de Rafael Escuredo con 66 diputados en las primeras elecciones al Parlamento de Andalucía de 1982.

Espadas ha considerado «un sueño hecho la realidad» ese triunfo por cuanto entrañaba la llegada de «un presidente con gente solvente».

El alcalde de Sevilla ha blandido que en su caso era «un joven universitario que estudiaba Económicas en Málaga» y ha elogiado que «nunca ha habido un eslogan de nuestro partido, de la democracia, que haya sido tan acertado», en alusión a 'Por el cambio', como para expresar «el ansia de cambio, las ganas de que las cosas cambiaran y construir la democracia sin destruir la convivencia», al tiempo que ha recordado «la ola de cambio en el 83» con el primer alcalde socialista de Sevilla, Manuel del Valle, a quien ha atribuido «la gran transformación urbana de Sevilla».

Narbona ha recordado que celebró el triunfo en Sevilla por cuanto entoces era viceconsejera de Economía en la Junta de Andalucía «bajo el liderazgo de Rafael Escuredo, empezando a transformar esta región» y ha agradecido una victoria electoral que supuso que «salíamos de una epoca negra», afirmación antes de recordar que «solo tres mujeres teníamos responsabilidad como altos cargos» en el Gobierno andaluz.

Preguntados por la conductora del acto, la concejal socialista Patricia Carrasco, sobre las similitudes entre el PSOE de 1982 y el actual, la ministra Montero ha considerado que se trata de un partido que es un reflejo de la sociedad.

«Pertenecemos a los ciudadanos, somos homologables con cualquier persona, no tenemos que ponernos en el papel de otros, sabemos como se sienten», ha afirmado la también visecretaria general del PSOE, quien ha considerado que las aspiraciones siguen dirigiéndose a «dar estabilidad económica y política incrementando los derechos de los ciudadanos».

La presidenta del PSOE ha sostenido que «éste es un partido que hace 40 años ya se identificaba por su pasión por la igualdad», aspiración que ha considerado «nos ha guiado todos estos años» para colegir que por ello «todas las transformaciones, todos los avances sociales llevan el sello de los gobiernos socialistas».

Narbona ha reivindicado que «hoy luchar por la igualdad significa la verdadera igualdad entre hombre y mujer», a lo que ha sumado que «también significa la ecología en la agenda de nuestro partido» para apostar por «una transformación económica que dé salud y progreso», una meta donde ha asegurado que «ahí estamos gracias a Pedro Sánchez».

Espadas ha esgrimido un elemento común entre uno y otro PSOE que ha denominado «el compromiso constitucional, desarrollar derechos, libertades», convencido de que el proyecto socialista sigue siendo «capaz de ponerse en la piel de la gente para ser capaz de cambiar las cosas».

Antonio Muñoz ha afirmado que «los gobiernos de Felipe, José Luis y Pedro tienen un denominador común, que siempre hemos ensanchado la base de los derechos de la gente», por lo que ha apelado a un «punto y seguido» porque «hay que seguir con la idisioncracia de este partido», mientras que ha reivindicado «el municipalismo» por estimar que «son dos caras de una misma moneda» y que «esa asociación es muy importante que se mantenga en el día a día».