Joaquín Olona y Carmen Urbano, durante la rueda de prensa de este lunes en el Pignatelli. | GOBIERNO DE ARAGÓN

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha convocado una nueva línea de ayudas para impulsar la transformación de la industria agroalimentaria en la Comunidad Autónoma de Aragón, dotada con 33 millones de euros.

Así lo han anunciado este lunes el consejero de Agricultura y Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, y la directora general de Innovación y Promoción Agroalimentaria, Carmen Urbano, en una rueda de prensa en la sede del Gobierno aragonés.

El Boletín Oficial de Aragón (BOA) ha publicado este lunes, 24 de octubre, la convocatoria de subvenciones, cuyo propósito es impulsar proyectos de transformación y comercialización de productos agrarios que mejoren el rendimiento y desarrollo económico, favorezcan la innovación, la internacionalización, la digitalización y el marketing.

Además, se tendrá en cuenta que las iniciativas sean respetuosas con el medio ambiente, la seguridad laboral, la higiene y bienestar animal y, a su vez mejoren las ratios de sostenibilidad social, económica y ambiental.

«Nuestro sistema agroalimentario supone el 10 por ciento del PIB de la Aragón, por lo que su crecimiento contribuye al impulso de la economía de la comunidad en su conjunto», ha apuntado el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, quien ha añadido que se prevé que, en un corto-medio plazo, la agroindustria supere los 20.000 empleos.

Olona se ha referido de nuevo a la creación de empleo, indicando que se ha pasado de 630 nuevos puestos de trabajo en el periodo 2011-2015 a los 1.298 nuevos empleos en 2018, fin de la anterior legislatura. Ha agregado que, a falta de los datos que aporte esta nueva convocatoria, se han registrado 2.414 nuevos empleos en el marco de la actual Ejecutiva autonómica.

Impulso a las inversiones

El Gobierno de Aragón apuesta de manera decidida por las inversiones en las industrias agroalimentarias desde 2015, a través del Programa de Desarrollo Rural (PDR). Así, tras haber incrementado el porcentaje de ayudas en esta línea del FEADER en más del 50 por ciento durante la pasada legislatura, 2015-2018, con respecto a la anterior, 2011-2014, pasando de los 43,8 millones de euros hasta los 67 millones de euros; en el periodo 2019-2023 se van a superar los 105 millones de euros, lo que se traduce en un crecimiento anual del 33 por ciento en comparación con el Gobierno anterior.

«Estamos ante la medida del PDR que mayor inversión moviliza, alcanzando los 823 millones de euros. Por cada euro de inversión pública se movilizan ocho en ámbito privado, y lo que es más importante, en el medio rural», ha asegurado el consejero.

En este sentido, Olona ha afirmado que la convocatoria presentada este lunes supone «el espaldarazo definitivo a esta línea», incluida en el Plan de Gobierno y cuyos resultados van mucho más allá del simple apoyo a la transformación del sector.

Actividades subvencionables

La directora general de Innovación y Promoción Agroalimentaria, Carmen Urbano, ha especificado que serán subvencionables inversiones materiales o inmateriales que se realicen en las industrias agroalimentarias, en el ámbito de Aragón, para la transformación, comercialización o desarrollo de productos agrícolas, que contribuyan a impulsar productos agrícolas incluidos en el anexo I del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea, exceptuando los productos de la pesca.

También la introducción de tecnologías y procedimientos para desarrollar productos nuevos o de mayor calidad y lograr la apertura de nuevos mercados --especialmente en relación con las cadenas de distribución cortas--.

Igualmente, iniciativas vinculadas a redes locales de recolección, recepción, almacenamiento, acondicionamiento, clasificación y embalaje, siempre que incluyan un proceso de transformación o comercialización del producto agrícola.

Por último, proyectos centrados en sistemas de calidad; actividades de procesamiento de la biomasa agrícola para la producción de energía y biocarburante; o la incorporación de energías alternativas en la industria agroalimentaria, bien sean renovables --solar, térmica, eólica, fotovoltaica, biomasa, biogás-- o de cogeneración.

Hasta el 29 de diciembre

El plazo de presentación de las solicitudes comenzará este martes, 25 de octubre de 2022, y finalizará el 29 de diciembre de 2022. El régimen de concesión será el de concurrencia competitiva y las entidades deberán de presentar su solicitud de forma electrónica en la sede electrónica del Gobierno de Aragón, en el siguiente enlace: 'https://www.aragon.es/tramitador/-/tramite/subvencion-invers...'.

Los proyectos se analizarán sobre 165 puntos, dando especial importancia a la capacidad que tengan de incrementar las ventas, dado que se pretende que la industria aragonesa aumente su capacidad comercial, ha avanzado el consejero Joaquín Olona, y por lo tanto, es un este aspecto al que se otorgarán muchos puntos.

La viabilidad económica y la moderación serán otros factores que se considerarán de importancia entre los criterios, ha agregado el responsable de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, quien también ha subrayado que se exige más en esta convocatoria para favorecer el crecimiento del sector.

Urbano se ha referido a los pormenores de la convocatoria y ha enfatizado en la importancia de la transformación digital y la industria 4.0, argumentando que son «una herramienta de competitividad para la industria alimentaria».

Mejora del medio rural

No obstante, la directora general ha considerado que la digitalización es un medio para lograr un objetivo, «no un fin en sí mismo, por lo que cada empresa, a la hora de transformar, debe analizar minuciosamente sus procesos y valorar las opciones de mejora aplicando tecnologías y digitalizando procesos críticos».

La convocatoria detalla que podrán ser entidades beneficiarias las personas físicas, jurídicas o sus agrupaciones que sean titulares de industrias agroalimentarias ubicadas en el territorio aragonés, y responsables finales de la financiación de las inversiones y de los gastos subvencionables; mientras que no podrán beneficiarse quienes no acrediten su viabilidad económica.

Además, con el objetivo de favorecer el empleo en el medio rural, la intensidad de la ayuda se incrementa en las zonas menos favorecidas. De esta manera, en las provincia de Teruel será subvencionable un 20 por ciento del gasto, mientras que en las provincias de Zaragoza y Huesca será un 15 por ciento, que podrá incrementarse en un 10 por ciento adicional para las microempresas y pequeñas empresas.

La cuantía máxima de ayuda con cargo a esta convocatoria por proyecto totalmente operativo y delimitado no podrá superar dos millones de euros, el doble que la línea anterior, y se estudiarán los expedientes de forma individualizada por cada proyecto.