El portavoz de Chunta Aragonesista (CHA) en la Comarca de Cinco Villas, Felipe Díaz. | PICASA

El portavoz de Chunta Aragonesista (CHA) en la Comarca de Cinco Villas, Felipe Díaz, ha presentado una iniciativa en la que insta al Departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial del Gobierno de Aragón a promover una moratoria temporal de todos los proyectos de centrales eólicas y fotovoltaicas a gran escala (más de 20MW de generación) que no cuenten con Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable, así como de sus líneas de evacuación y subestaciones.

«Esta moratoria deberá estar vigente hasta la aprobación del Plan Energético de Aragón 2021-2030 y la Directriz del Paisaje en Aragón, actualmente en tramitación, como demandan las Directivas de la UE», ha indicado Díaz.

Asimismo, ha defendido la necesidad de un Plan de Ordenación del Territorio de los recursos energéticos que se incluya en el nuevo Plan Energético de Aragón 2021-2030 y sea compatible con la Estrategia de Ordenación del Territorio de Aragón, según han precisado desde la formación política.

«Desde CHA defendemos una planificación adecuada para la instalación de centrales eólicas y fotovoltaicas en nuestro medio rural, teniendo en cuenta los impactos ambientales, paisajísticos, sociales y territoriales que estas instalaciones generan», ha reclamado.

Además, Felipe Díaz ha pedido «respeto a las decisiones del territorio y un amplio consenso político para afrontar la necesaria ordenación y planificación de este sector, especialmente en zonas de alto valor ambiental y paisajístico de diferentes comarcas de Aragón, apostando por una planificación adecuada de estas instalaciones».

En este sentido, el portavoz de CHA ha recordado las grandes dimensiones de los nuevos proyectos, así como la necesidad de que estas macroinstalaciones cuenten con un plan ligado al aprovechamiento de la energía en el territorio donde se ubican, generando nuevas industrias y servicios que permitieran generar expectativas de empleo a la población local.

«Somos conscientes de que la sociedad reclama energía renovable, pero también solicita espacios abiertos, paisajes limpios y parajes de alto valor natural que ya ofrecen unos servicios ambientales de gran valor y expectativas de desarrollo territorial sostenible, generando economía y empleo», ha subrayado.

Por último, Díaz ha criticado que la tramitación fragmentada de muchos proyectos «es un problema detectado en la actualidad que implica la pérdida de la necesaria visión global de cómo ordenar la implantación y el desarrollo de fuentes de energía renovable en el conjunto de Aragón».