Sant Climent de Llobregat (Barcelona). | AMB

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha puesto en marcha el Programa metropolitano de actuaciones forestales con un presupuesto de 400.000 euros anuales para tareas de prevención de incendios y mejora de la resiliencia de los bosques entre 2023 y 2024, ha informado en un comunicado.

Ha concretado que hasta el 7 de octubre los ayuntamientos podrán presentar propuestas de actuaciones como el arreglo de caminos forestales; la mejora o colocación de rampas para la salida de fauna, y de franjas de protección, y acciones relacionadas con depósitos de capacidad reducida e hidratantes.

El programa alcanza los municipios barceloneses de Badalona, Barberà del Vallès, Begues, Castellbisbal, Castelldefels, Cerdanyola del Vallès, Cervelló, Corbera de Llobregat, Gavà, Molins de Rei, Montcada i Reixac, Pallejà, el Papiol, la Palma de Cervelló, el Prat de Llobregat, y Sant Andreu de la Barca.

También Sant Boi de Llobregat, Sant Climent de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló, Santa Coloma de Gramenet, Tiana, Torrelles de Llobregat y Viladecans, mientras que la ciudad de Barcelona y el ámbito de Collserola quedan excluidos por los tratamientos específicos en relación con la gestión y los presupuestos.

El vicepresidente de políticas forestales del AMB y alcalde de Sant Climent de Llobregat, Isidre Sierra, ha destacado el logro de un plan de inversiones forestales en coordinación con otras administraciones para demandas que llegan desde el territorio: «Lo que pretendemos es que estos bosques sean para gestionarse».

Sobre esta gestión, Sierra ha dicho que tiene que mejorar la eficiencia energética y la ayuda a propietarios --tanto públicos como privados-- a favor de la economía circular, como por ejemplo convirtiendo la madera producto de la gestión forestal en material para construcción o en biomasa.

Asimismo, ha dicho que el mosaico agroforestal tiene que llegar con ayudas a los agricultores, para que este también tenga un «mejor rendimiento», y con todo, proteger los bosques ante el cambio climático.