El consejero de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz, en una fotografía de archivo | María José López - Europa Press

El consejero de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz, ha pedido al PSOE-A que pida ya «perdón» a los andaluces por el caso de los ERE, tras conocerse este miércoles la sentencia del Tribunal Supremo (TS), que refleja que «no hubo voluntad política» de evitar esos graves hechos.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlamento andaluz, Sanz ha manifestado que en la sentencia hay una serie de consideraciones que todavía generan más «preocupación y alarma» sobre lo ocurrido, como que se defina el caso de los ERE como un hecho «sin precedentes en la historia democrática» de España.

«Es tremendamente grave y penoso que sea definido como el caso más grave de corrupción de historia que haya existido hasta ahora», según ha indicado Sanz, para quien eso es una «tristísima noticia para Andalucía» porque demuestra que los responsables públicos de esa época permitieron el mayor caso de «descontrol de los fondos públicos en la historia».

Asimismo, el consejero ha puesto el acento en que la sentencia dice que este caso de corrupción se «podía haber evitado y no se evitó por parte de los responsables públicos que entonces gobernaban Andalucía», lo que demuestra «que no hubo voluntad política de evitarlo».

«Estamos por tanto ante la confirmación del mayor descontrol, caso de despilfarro y corrupción política de la historia y no lo dice ya ni la denuncia ni el debate político, sino el Tribunal Supremo y la Audiencia Provincial de Sevilla», según Sanz.

Ha recalcado que el PSOE-A tiene que empezar por pedir perdón porque, como dice la sentencia, «se podía haber evitado este caso de corrupción, no se quiso evitar, y no hubo voluntad política de evitarlo y, por tanto, se tiene una alta responsabilidad en el mayor caso de corrupción».

Según Sanz, esta es una «mala noticia» para los andaluces, pero «gracias a Dios, esto es el pasado de una época negativa, mala y nefasta para la imagen pública de nuestra tierra». Ha defendido que hoy este tipo de caso jamás podría volver a producirse por todos los controles que hay y por la voluntad política de un Gobierno que jamás permitiría esto.

«Estamos ante el pasado y esto no tiene nada que ver con la Andalucía del presente», según Sanz, para quien el PSOE-A, hoy, podría empezar «por pedir perdón de una vez por todas», y, sin duda, «no es día de indultos». Ha confiado en que el PSOE-A reflexione sobre ese posible indulto al expresidente de la Junta José Antonio Griñán teniendo en cuenta la gravedad de la sentencia.