El Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales del paseo marítimo de la Barceloneta. | AJUNTAMENT DE BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han aprobado un protocolo de colaboración para impulsar el proyecto de ampliación del Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales del paseo marítimo de la Barceloneta con la suma de un local, que actualmente ocupa la discoteca Opium.

El teniente de alcalde de Cultura de Barcelona, Jordi Martí, ha celebrado en declaraciones a los periodistas este miércoles que el centro pueda ampliarse con este nuevo espacio, que permitirá tener un "escaparate", en la línea de que los centros de investigación puedan abrirse, ser espacios culturales y de actividad ciudadana.

Para Martí, el acuerdo "consolida" el polo de investigación del litoral central de Barcelona a la vez que mejora, según él, las dificultades que genera la alta concentración de actividades de ocio nocturno en esta área.

El protocolo da respuesta al acuerdo firmado entre el presidente del Gobierno y la alcaldesa de Barcelona el 7 de febrero de 2020 para impulsar la capitalidad cultural y científica de Barcelona, así como a la voluntad de seguir desarrollando la ciudad "como polo científico de primer nivel".

Noticias relacionadas

Además, desarrolla la medida del Gobierno municipal que apuesta por impulsar proyectos urbanos que "catalicen" las actividades de investigación e innovación en la ciudad.

El proyecto prevé que la Administración General del Estado (AGE) ceda al CSIC los locales que se encuentran delante del centro de investigaciones marinas, llegando a ocupar una superficie potencial final de 4.330 metros cuadrados con las dos fases previstas por el plan.

Dos fases

La primera fase se desarrollará en el local situado justo en frente del centro, y que hasta ahora tenía actividad de discoteca en el número 51 del paseo marítimo de la Barceloneta.

Una vez finalizada esta primera fase, el acuerdo prevé extender la ampliación a los dos locales adyacentes, que también estarían destinados a incentivar las actividades de cultura científica de los otros institutos del CSIC en Barcelona, su área metropolitana y Catalunya.

Ayuntamiento y CSIC quieren constituir una comisión de seguimiento formada, como mínimo, por tres representantes de cada institución, y con el objetivo de reunirse al menos una vez al trimestre para hacer seguimiento del protocolo.