La idea más maravillosa.

0

Hoy niñas y niños os voy a hablar de un álbum ilustrado muy divertido y que os ayudará a no desmotivaros cuando estéis creando, inventando o maquinando alguna IDEA MARAVILLOSA. Así es como se titula este cuento, La idea más maravillosa.

He aquí una niña( la protagonista del cuento en realidad) y su mejor amigo del mundo mundial, su perro. Hacen juntos un montón de cosas: comen, juegan, exploran, descansan, ella hace cosas y él las deshace. Un día, nuestra amiga tiene una idea súper molona. En su cabeza sabe exactamente lo que quiere, sabe el aspecto, cómo funcionará y lo único que tiene que hacer es construirla. Acaba de tener una idea fantástica ¡Manos a la obra! Lo primero y fundamental es contratar a su ayudante perruno. Segundo escoger los materiales.

- Esto sí, esto por supuesto que no, esto a lo mejor, esto quizás me sirva.....

Por último buscar un lugar tranquilo y apartado para estar tranquilos, para que nadie les moleste y ¡Por fin ! Ponerse a trabajar.

La niña sabe exactamente cuál será su proyecto, lo tiene todo en su cabecita, lo está viendo ya en funcionamiento. Así que, atornilla, enrosca, martillea, mide, afloja, desatornilla, calcula, machaca, clava ¡UFFFFFF! ¡Que trabajo tan duro!

Mientras su ayudante, su ayudante....salta, gruñe, mordisquea, bota, rebota, brinca, baila, retoza, ronca, protesta, incordia, interrumpe ¡En fin! Lo normal en un ayudante perruno.

Cuando dan un paso atrás para contemplar su obra maestra.... La rodea por un lado, su ayudante por el otro. Dan vueltas alrededor, de frente, por detrás, tris, tras ¡Algo fallaaaa! Esto no tiene buen aspecto ¡No puede ser! ¿Que ha ocurrido? Se quedan patidifusos al descubrir que el invento no es maravilloso. Ni pasable, ni bueno, ni útil, ni servible. Llegan a una conclusión ¡ Está mal, está fatal, está para tirarlo!

Lo deja a un lado y lo intenta otra vez. ¡Vuelta a empezar! Alisa, atornilla y toquetea. Su perro, su perro.....¡Ay su perro! Da tirones, rodeos y meneos.

Cuando termina de nuevo, la niña mira su obra con atención. Su ayudante le da con la pata un empujoncito.... Todavía está mal. El invento queda olvidado a un lado y ellos vuelven a comenzar. Lo intentan de nuevo ¡Es un decir claro! Su perro, su ayudante mordisquea, dentellea... Mientras ella: retuerce, retoca, aprieta, arregla, endereza, pega, sierra, ajusta....Intenta mejorarla de todas las formas posibles. La hace cuadrada, redonda, le pone patas, le pone antenas, la hace corta, la hace larga, suave, grande, pequeña....¿Pero sabéis qué? Ninguna de ellas es MARAVILLOSA.

Su gran esfuerzo atrae a algunos admiradores, pero ellos no pueden entenderlo. No pueden ver la idea tan maravillosa que ella ha imaginado. Entonces..... ¿Vosotrxs pensáis que lo lograra? ¿Será realmente una idea genial? ¿Para qué servirán todos los inventos que la niña ha ido tirando?

La niña no acaba de acertar, no encuentra el camino y siente ganas de abandonar. Es normal equivocarse, el error forma parte de la vida. Es el camino para aprender y mejorar. No tenemos que desanimarnos NUNCA, tenemos que probar de nuevo hasta que consigamos la idea tan estupenda que tengamos en la cabeza. Además siempre tenemos la ayuda de los libros, seguro que nos inspiran y nos resuelven dudas.

Dirección

Ibiza

Como llegar