Noticias

CRISPR: la técnica que cambió el rumbo de la ingeniería genética

Joan J. Serra | 27/06/2019

Valorar:
preload
Francisco J. Martínez Mojica es microbiólogo, investigador y profesor en la Universidad de Alicante.

Francisco J. Martínez Mojica es microbiólogo, investigador y profesor en la Universidad de Alicante.

27-06-2019 | Roberto Ruiz de Zafra

El próximo 10 de julio, organizada por el Club Ultima Hora Valores con la colaboración de la Universitat de les Illes Balears (UIB) y la Universidad de Alicante, tendrá lugar en el salón de actos de Son Lledó (campus de la UIB) la conferencia La revolución CRISPR, a cargo de Francisco J. Martínez Mojica, profesor de Microbiología en la Universidad de Alicante, miembro fundador del Instituto Multidisciplinar para el Estudio del Medio Ramón Margalef de la misma universidad, Premi Rei Jaume I d’Investigació Bàsica y Premio Albany, el más prestigioso de Estados Unidos en investigación médica, entre otros reconocimientos.

Los interesados en asistir a la conferencia pueden inscribirse en este enlace.

El CRISPR es el sistema inmune de bacterias para defenderse de virus y que hoy en día es una de las tecnologías más empleadas para modificar genomas, abriendo el camino a la curación de muchas enfermedades de base genética. Todo empezó durante la tesis doctoral de Martínez Mojica en 1993, cuando estudiaba una bacteria descubierta en las salinas de Santa Pola (Alicante). Unas secuencias en el genoma bacteriano captaron su atención. Eran unas secuencias cortas que aparecían de forma repetitiva. Años más tarde les puso el nombre con el que se las conoce hoy en día: CRISPR (del inglés Clustered Regularly Interspaced Short Palyndromic Repeats).

Entre las secuencias CRISPR había fragmentos de ADN de virus insertados en el ADN del microbio. Eran como los recuerdos que tenían las bacterias y arqueas (grupos de organismos unicelulares) de contactos previos con patógenos. De alguna manera se trataba de un sistema de inmunidad adquirida, que se transmitía a los descendientes. Algo así como una vacuna que algunas especies de bacterias heredaban. Aquello fue un descubrimiento colosal. Los microbios recogían información de los invasores y la guardaban en su propio ADN. Así, si un virus volvía a atacar, las bacterias reconocían el ADN del agresor y enviaban unas tijeras moleculares para degradarlo.

De esta manera, el potencial del sistema CRISPR es enorme para la elaboración de fármacos y el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades con un componente genético. Ya se han iniciado ensayos clínicos con esta nueva tecnología, reconocida como la técnica que ha cambiado el rumbo de la ingeniería genética.

Presentador del acto

La conferencia del doctor Francisco J. Martínez Mojica y el posterior coloquio con el público asistente serán presentadados por Miquel Roca, decano de la Facultat de Medicina de la UIB y coordinador del Àrea de Neurociències de l’Institut Universitari d’Investigació en Ciències de la Salut, dependiente de la UIB y dirigido por el doctor Fèlix Grases.