Carrilleras ibéricas con risotto de sobrasada

Margarita Lavado | 03/08/2019

Valorar:
preload
Margarita Lavado presenta su receta: Carrilleras ibéricas con risotto de sobrasada.

Margarita Lavado presenta su receta: Carrilleras ibéricas con risotto de sobrasada.

03-08-2019 | Margarita Lavado

Margarita Lavado participa en el concurso Un Chef en Casa con Oli de Mallorca con una receta de Carrilleras ibéricas con risotto de sobrasada. La elaboración de este plato consta de dos procesos, por un lado las carrilleras de cerdo y, por el otro, el risotto.

Ingredientes

- Carrilleras de cerdo
4 carrilleras de cerdo ibérico
Oli de Mallorca virgen extra D.O.
Unos granos de pimienta negra
1 copa de vino tinto
1 Hoja de laurel
1 Cebolla
1 Zanahoria
1 Pimiento
Sal
Cebollino picado

- Risotto de sobrasada de Mallorca
Arroz arborio
Sobrasada
Caldo de pollo casero
Cebolla
1 copa de vino blanco
Oli de Mallorca virgen extra D.O.
Queso Mahonés rallado y en lascas
Sal y pimienta negra molida

Preparación

- Carrilleras de cerdo
En una cazuela sellamos las carrilleras , dorándolas por ambos lados en aceite de oliva virgen extra de Mallorca D.O. Sacamos y reservamos. En el mismo aceite sofreímos la cebolla , la zanahoria y el pimiento cortado en juliana, añadimos laurel, unos granos de pimienta negra, sal, una copa de vino tinto y un poco de agua que lo cubra.

Se tapa y se deja cocer en el olla exprés unos 20 minutos. Pasado ese tiempo, se saca con cuidado las carrilleras y la salsa con las verduras se tritura.

- Risotto de sobrasada de Mallorca
Calentamos el caldo de pollo casero, que tendremos preparado con antelación. Pelamos la cebolla y la troceamos en trozos pequeños. En una cazuela ponemos una cucharada de aceite de oliva virgen extra de Mallorca D.O. y pochamos la cebolla.

Cuando empiece a tomar color, añadimos el arroz, damos unas vueltas y agregamos la sobrasada sin piel y desmenuzada. Sazonamos con sal y pimienta negra recién molida Mezclamos bien. Vertemos la copa de vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol,

Vertemos el caldo de pollo caliente poco a poco, a medida que se vaya absorbiendo se va añadiendo más cantidad de caldo, sin dejar de remover, cuando veamos que el arroz esté casi cocido, añadiremos el queso Mahonés rallado, mezclando bien.

Apagamos el fuego, dejamos reposar unos minutos. Emplatamos el risotto añadiendo unas lascas de queso mahonés por encima y las carrilleras , cubiertas con su salsa, espolvoreando con un poco de cebollino picado.