Nadal durante el encuentro con Djokovic. | SARAH MEYSSONNIER

12

C’est fini. El sueño de reconquistar París y ser el tenista con más Grand Slam tendrá que esperar. Novak Djokovic peleará este domingo por la gloria de Roland Garros ante Stefanos Tsitsipas tras destronar a Rafael Nadal, que hincó la rodilla 3-6, 6-3, 7-6 (4) y 6-2 tras otra batalla épica en la Philippe Chatrier.

El número uno del mundo se tomó cumplida revancha de la final de 2020 completando una gran actuación y tendrá la oportunidad de acercarse al récord de grandes de Federer y del rey de la tierra, que tuvo un punto de set en el tercer parcial que pudo alterar el rumbo de una contienda que destiló tenis de muchísimos quilates.

No tuvo su mejor día el trece veces campeón de la Copa de los Mosqueteros, que acumuló problemas con el saque y el revés ante un Djokovic que fue de menos a más. El cambio de las condiciones meteorológicas, con una pista más lenta a medida que anocheció, también permitió al serbio reducir las distancias.

French Open

La bola del manacorí no hizo el daño que acostumbra ni fue tan profunda. Cometió menos errores el de Belgrado y acabó imponiendo su plan para provocar la tercera derrota del zurdo de Manacor en París en 108 encuentros. Tiró de casta Nadal, pero no le alcanzó para marcar las diferencias en un pulso muy igualado que terminó con público en las gradas tras la excepción hecha por las autoridades galas.

Noticias relacionadas

El primer apuro con el saque en su primer turno de servicio lo resolvió Nadal con dos puntos directos. Se puso al resto consiguiendo el break en su primera oportunidad y consolidándolo con un juego en blanco. La amenaza del serbio, bastante errático en el arranque, quedó desactivada y el rey de la tierra batida olió las primeras dudas de su adversario para poner la directa hasta el 5-0.

Con su derecha funcionando y mostrándose agreviso, el malloquín sólo tuvo problemas a la hora de cerrar el set. El número uno elevó sus registros de golpes ganadores para maquillar el marcador, pero salvar siete bolas de set en contra era una quimera y el defensor del título terminó llevándose el primer parcial por 6-3 en 59 minutos.
Cambio

Djokovic alteró la dinámica en el segundo. Comenzó a mostrarse más sólido al mismo tiempo que elevó la presión sobre el irregular servicio de Nadal, que dejó de sentirse tan cómodo y algo más impreciso cuando trató de cerrar los puntos por la vía rápida. Aunque el balear impidió que su adversario consolidara su primer break, no pudo hacerlo con el segundo a pesar de disponer de tres opciones de ruptura.

También pudo devolverle el quiebre en el noveno juego, pero, tras malgastar dos oportunidades, Nole, que se vino arriba merced a sus golpes ganadores, aprovechó su primer punto de set para apoderarse de la segunda manga e igualar la contienda 6-3 y 3-6 tras una hora y 52 minutos de encuentro.

El revés de Nadal perdió efectividad y Djokovic elevó la suya para minimizar sus errores asumiendo riesgos con acierto. En el tercer juego se procuró múltiples oportunidades de break que confirmó en el quinto. Su plan, plagado de dejadas y con mayor consistencia desde el fondo, se impuso al del manacorí, que, eso sí, sacó a relucir su mejor versión en una situación límite.

Cuando Djokovic servía para llevarse el set no sólo le rompió el saque sino que enlazó dos juegos más hasta llegar a disfrutar de un punto que le hubiera permitido llevarse la manga. Fue el punto de inflexión del partido. El serbio le cerró la puerta y llevó el parcial a la muerte súbita. Una volea fuera con todo a favor ha dinamitó las opciones del balear, que ha pasado del 4-4 al 5-3. Un ace permitió al serbio disfrutar de su primer set point y no perdonado.

Los jugadores abandonaron la pista pensando que el duelo se detendría para desalojar la central y cumplir así con el toque de queda en Francia, que está fijado a las 23:00, pero el anuncio por la megafonía de la posilidad de continuar como se había empezado se celebrado en la grada como un gol. No era para menos ante el recital que estaban ofreciendo los dos grandes favoritos a levantar el trofeo.

Lejos de acusar el golpe, Nadal regresó a la pista con la derecha funcionando y rompiendo el servicio de Djokovic. Consolidó la ruptura, pero fue un espejismo. El balcánico no iba a hacer concesiones mientras Nadal no conseguía imponer su patrón de juego. Demasiados errores del mallorquín, que se deshacía de su vendaje en el tobillo izquierdo para echar el resto. Tampoco fue suficiente tirar de orgullo.

Djokovic no acusó la presión, se mantuvo frío mientras el balear trataba de reactivarse y encadenó seis juegos consecutivos para batir por segunda vez al de Manacor en sus nueve duelos sobre la arcilla de París, donde por primera vez el mallorquín cae en unas semifinales. El rey de la tierra batida y de Roland Garros cayó y el número uno del mundo reclamará la corona.

French Open tennis tournament at Roland Garros