De 2002 a 2017. Rafael Nadal debutó en el Mallorca Open el 29 de abril de 2002 y este sábado, 15 años después, ha saltado a la pista que lleva su nombre en el Real Club Tenis Barcelona para disputar las semifinales del Conde de Godó.

2

Rafael Nadal ha saltado este sábado a la pista central del Real Club Tenis Barcelona, que lleva su nombre, para disputar las semifinales del Conde de Godó ante Horacio Zeballos justo en el día en el que se cumplen 15 años de su debut en la ATP, en el Mallorca Open. Con un 6-3 y un 6-4, el de Manacor ha logrado el pase a su final 106 como profesional tres lustros después de que aquellas instalaciones de Nova Sport en Palmanova vieran la irrupción en la élite del joven zurdo.

Rafael Nadal, a sus 30 años, ha dado un pase más para conquistar su décima corona sobre la tierra barcelonesa.

Nadal repitió el mismo guión que con el brasileño Rogerio Dutra Silva, en segunda ronda, y con el sudafricano Kevin Anderson, en octavos de final: arrancar con fuerza desde el inicio, romper el saque de su adversario y ponerse 3-0 en el primer set.

Cuando Zeballos aterrizó en el partido, el balear ya administraba una cómoda ventaja que casi pierde al final cuando, con 5-3, el argentino tuvo tres bolas para romperle el servicio y alargar la primera manga.

Pero ahí emergió el Nadal más incisivo de todo el primer parcial. El mallorquín sacó un par de derechas ganadoras para recuperar la iniciativa del juego y cerrar el primer parcial por 6-3.

Zeballos dio más guerra al número cinco del mundo en el segundo set. El argentino, número 84 del mundo, se pareció más al que ganó a Nadal en la final de Viña del Mar de 2013, donde logró su único título del circuito ATP hasta la fecha.

Pero, por aquel entonces, Nadal estaba volviendo a la competición tras una larga temporada sin jugar. Y hoy, en cambio, acudía a la cita tras recuperar, en Montecarlo, su mejor versión en tierra batida.

Aun así, Zeballos se concedió dos opciones de 'break' para ponerse 1-2 y saque en el segundo, pero Nadal la salvó las dos. El partido, ya sin sol y con algo de viento, empezaba a ser áspero para los dos.

El argentino mantuvo el tipo hasta el 4-4. Ahí, una doble falta y un golpe de derecha a destiempo -ni si quiera acertó a impactar la bola- le hizo entregar su saque por primera vez en el segundo set.

A Nadal le bastó con ese regalo para cerrar el partido con el 6-4 del segundo y Zeballos se despidió de él haciéndose un 'selfie' como si fuera un aficionado más, antes de abandonar la pista central.

El nueve veces campeón de Roland Garros buscará mañana su décimo Godó ante el austríaco Domic Thiem, que hoy fundió al número uno del mundo, el escocés Andy Murray.