Rafael Nadal conversa en el aeropuerto con Gustavo Siviero, entrenador del Atlètic Balears. | T. Ayuga

0

Rafael Nadal ya ha pasado página y este miércoles por la mañana ha puesto rumbo hacia Río de Janeiro, donde el próximo lunes arranca la gira sudamericana para el tenista de Manacor. Un periplo en el que tierra y pista dura se mezclarán y que pone en liza los primeros Masters 1000 del curso.

Nadal coincidió en Son Sant Joan con la expedición del Atlètic Balears, que emprendía viaje a Irún para disputar por la tarde la vuelta de los cuartos de final de la Copa Federación.

El número tres del ránking de la ATP tiene cuatro citas marcadas en rojo en su agenda. La primera es el torneo de Río, que arranca el día 16 y en el que defiende los 500 puntos consecuencia de su triunfo en 2014. Acto seguido, a partir del lunes 23, Nadal será el gran atractivo del torneo de Buenos Aires, en el que solo puede sumar puntos ya que el pasado curso no jugó. Y tras ello llegará otro de los primeros picos del curso, con la disputa de los dos primeros Masters 1000 del ejercicio 2015. Desde el 12 de marzo, el reto será superar los 45 puntos y la tercera ronda de Indian Wells, aunque mayor será la exigencia en Miami, dende defiende 600 puntos después de jugar la final hace once meses, que perdió ante el serbio Novak Djokovic.

Una vez finalizado este tramo de temporada, Nadal abrirá un segmento clave, con la temporada de tierra batida europea, que dará inicio en Montecarlo y acabará en Roland Garros, donde perseguirá alargar su leyenda y conseguir su décima Copa de los Mosqueteros.