Previous Next
19

Por cuarta vez en la historia Roland Garros asistirá a una final española y por octava vez en los últimos nueve años Rafael Nadal estará en el duelo decisivo. El rey reclama de nuevo su corona tras superar a Novak Djokovic en la final anticipada y mañana estará de en disposición de extender su leyenda en la tierra, en París y en los grandes. El último obstáculo del balear hacia su octava Copa de los Mosqueteros será David Ferrer, verdugo de la gran esperanza francesa, Jo-Wilfried Tsonga (6-1, 7-6 y 6-2), y nuevo número cuatro del mundo precisamente a costa del balear.Mañana el trofeo del segundo grande del curso irá a parar a manos de Rafael Nadal o de David Ferrer, pero el mallorquín ya se apoderó de una importante porción de él al doblegar al número uno del mundo en una primera semifinal titánica.

Epica

Nadal accedió de forma brillante a su 17ª final de un grande y tendrá la oportunidad de hacer algo sin precedentes: ganar ocho veces un mismo torneo del Grand Slam. Con siete Roland Garros en sus vitrinas, Nadal ya tiene el récord de triunfos en la capital gala, pero la victoria en la final también le convertiría en el jugador con más partidos ganados en las instalaciones del Bosque de Bolonia.

Después de siete meses de parón por culpa de la rodilla, Nadal mantiene una progresión increíble desde su regreso -nueve finales en nueve torneos- y ayer alcanzó el punto culminante de su particular temporada. Lo hizo a costa de Djokovic, que le había derrotado en el Masters 1000 de Montecarlo, y consiguió así alargar su evolución en París reforzando, además, su condición de mejor jugador del año.

El 'manacorí' logró su vigésimo triunfo ante el serbio después de 35 duelos e impidió que el jugador balcánico optara a completar el Grand Slam de carrera. La victoria permite al zurdo de Manacor mantener su dominio sobre el serbio en París y alargar su imbatibilidad en Roland Garros, donde no pierde desde los octavos de final de la edición de 2009 ante el sueco Robin Soderling. Sus registros le convierten de nuevo en el gran favorito para alzarse mañana con la victoria final.

Balance

Tras una nueva exhibición de poderío, Nadal medirá sus fuerzas con David Ferrer, al que ya ha ganado en tres ocasiones esta temporada (en la final de Acapulco y en los cuartos de final de los Masters 1000 de Madrid y Roma). El mallorquín domina 19-4 en el balance de enfrentamientos con el de Jávea, que no dio opción ayer a Tsonga en un duelo eclipsado por el salvaje choque entre los dos jugadores del momento. Ferrer tiró de solvencia y seguridad en la segunda semifinal para imponer el juego que más le interesaba y aplacar los ánimos de una grada que soñaba con un campeón galo. Y es que desde 1983, cuando Yannick Noah se hizo con el título, Francia espera un éxito de los suyos.

Para David Ferrer, que ha cuajado un torneo excepcional sin ceder un solo set, será su primera final de un torneo del Grand Slam. Su clasificación para el encuentro decisivo le permite superar a Nadal en la clasificación mundial independientemente del marcador que se produzca mañana, pero no hay mayor gloria que un grande y el tenista de Jávea apelará a su espíritu guerrero para presentar batalla.

Antes de que el mallorquín y el alicantino habilitaran una nueva final española en Roland Garros ya se produjeron tres duelos entre raquetas nacionales. Bruguera-Berasategui en 1994, Carlos Moyà-Álex Corretja en 1998 y Albert Costa-Juan Carlos Ferrero en 2002 fueron los precedentes. Bruguera, Moyà y Costa fueron los ganadores y ahora esperan sucesor en un choque que sitúa frente a frente a los dos principales dominadores de la superficie roja en el presente.