El entrenador del Mallorca, Javier Aguirre.

El entrenador del Mallorca, Javier Aguirre, ha analizado este viernes el próximo partido de su equipo, que recibirá al Sevilla en Son Moix (sábado, 18.30 horas) en busca de la tercera victoria de la temporada. El mexicano deberá afrontar el encuentro sin su principal referente ofensivo, Vedat Muriqi, sancionado con dos partidos por su expulsión en el Martínez Valero de Elche. Un contratiempo notable justo a las puertas de uno de los tramos más delicados del curso.

«Conforme a lo redactado en el acta, la sanción está perfecta», explica Aguirre sobre la resolución del Comité de Competición. «Es lo que dice el reglamento», considera. «Vedat cometió un error y respondió a una provocación. Igual si él se tira antes puede ser hasta penalti, pero mordió el anzuelo. Sobre su baja, los únicos imprescindibles son el escudo y la afición. Muriqi es un baluarte y un jugador importantísimo, pero buscaremos soluciones». En ese sentido, el técnico asegura que sustituirá al kosovar con «Abdón o Ángel» y que el Real Mallorca mantendrá el armazón habitual, aunque anuncia cambios para «oxigenar» al grupo ante lo que se avecina. «Vienen cuatro partidos en pocos días y con salidas muy complicadas», avisa.

Noticias relacionadas

Sin soltar el calendario, el entrenador del Mallorca ha advertido a sus futbolistas de que se asoman a uno de los puntos de inflexión del camino. «Es un momento clave para saber de qué estamos hechos. Van a venir rivales que suelen estar entre los primeros clasificados y peleando Europa. Y además vienen seguiditos. Hay que intentar estar a la altura».

Aguirre no tiene demasiado en cuenta los números del Sevilla, que se presenta en Son Moix metido en la parte trasera de la clasificación. «En cuanto a nombres es un equipo muy fuerte y no hay relación entre la plantilla y los puntos que tiene. Esperemos que no despierten», desliza. «Los dos partidos con Sampaoli ha tenido enfrente a rivales muy dinámicos y ofensivos. No sé qué nos encontraremos pero estamos preparados para cualquier escenario. Somos un equipo ordenado y, a excepción del Madrid en los últimos minutos, nuestros rivales nos han generado poco. Espero seguir en una línea ascendente con la pelota», confía.