Javier Aguirre, entrenador del Real Mallorca. | CATA GUASP

Javier Aguirre ha puesto la lupa sobre su equipo. Aprovechando el fin de semana de parón en Primera, el entrenador del Mallorca ha analizado para los medios del club el comienzo de temporada del conjunto bermellón, en el que ha conseguido situarse en la zona media de la clasificación gracias a los ocho puntos que ha recolectado en seis jornadas. «Creo que estamos dónde deberíamos estar», resume el mexicano.

«Creo que el equipo defiende mejor de lo que ataca y estamos concentrados en eso, en mejorar el tema hacia adelante, organizativo, combinativo», destaca Aguirre. «El buscar soluciones a los problemas que se nos presentan, sobre todo en casa. A buscar mejor juego, más volumen, más fluido, en eso estamos. Defensivamente, creo que somos un equipo que defiende bien. Lo tenemos muy claro. Somos solidarios. Con pelota es dónde estamos todos extrañando un mejor juego», matiza el Vasco.

Noticias relacionadas

Aguirre también hace balance de los números tomando como referencia su llegada al banquillo de Son Moix la temporada pasada. «Desde que estamos aquí han sido quince partidos: hemos ganado seis, hemos perdido seis, y hemos empatado tres. Más equilibrio que ese, no conozco. Entonces para nosotros es mucho», argumenta.

El mexicano ha dejado muy claro en numerosas ocasiones que el esfuerzo y la entrega no se negocian y que son el punto de partida de su proyecto en Palma. «Para nosotros estar en Primera División es algo muy bueno y la gente lo valora. La afición está contenta. Nosotros estamos contentos. Si somos capaces de mantener la categoría y si encima nos autoexigimos jugar con la pelota mejor, sería fantástico. Creo que, como yo le digo a mis jugadores, lo último que nos puede reclamar la gente es que no nos entreguemos en el terreno de juego. Eso mientras yo esté aquí va a suceder. Vamos a pelear hasta el final, que nos cueste sangre, sudor y lágrimas, defender esta camiseta y que la gente se vaya orgullosa a casa de lo que ve y si está en Primera, mejor», considera el técnico.

Centrado ya en su próximo rival, un Barcelona que se presentará en la isla en buen momento aunque con bajas notables, Aguirre no duda. «Será difícil meterle mano al Barça, pero lo intentaremos. Creo que podemos estar tranquilos y con la cabeza alta, damos lo que tenemos. No nos guardamos nada», afirma.