Imagen del comisionado de la NBA, Adam Silver, que ha valorado de forma positiva la intención de Robert Sarver de vender los Phoenix Suns. | Efe

1

Las intenciones de Robert Sarver de vender los Suns y Mercury ya tiene su respuesta de la NBA, que cabe recordar que hace una semana anunció una sanción de un año y una multa de diez millones de dólares por conductas discriminatorias por motivos de raza y sexo. El accionista del Real Mallorca ha iniciado el proceso para encontrar un comprador para la franquicia de Arizona, que tiene un valor aproximado de 2.000 millones, y los responsables de la mejor liga de baloncesto del mundo han aplaudido su decisión.

Noticias relacionadas

«La decisión de Robert Sarver de vender los Phoenix Suns y Mercury tiene todo mi apoyo. Es la decisión correcta para la organización y la comunidad», explica la breve nota del Comisionado de la NBA Adam Silver, que días atrás había asegurado que el informe Sarver era «preocupante y decepcionante». La NBA había recibido críticas por parte de agentes sociales y sus propios jugadores, que consideraban el castigo algo tibio teniendo en cuenta precedentes que consideraban similares como el caso del propietario de Los Angeles Clippers.

El informe Sarver ya había tenido repercusión por parte de alguno de los patrocinadores de los Phoenix Suns, que habían expresado su voluntad de abandonar el proyecto si el propietario seguía vinculado a la franquicia, pero ninguna en el caso de LaLiga y el Mallorca, que esquiva la polémica aludiendo que se trata de un caso en Estado Unidos que no afecta a su vínculo con la SAD balear. El club bermellón se ha encargado de marcar ciertas distancias con el empresario estadounidense al calificarlo como «accionista minoritario» cuando anteriormente en sus propias comunicaciones se refería a él como «máximo accionista» y ha remarcado que el compromiso de Sarver sigue «intacto».