El entrenador del RCD Mallorca, Javier Aguirre, durante el partido ante el Athletic de Bilbao correspondiente a la primera jornada de LaLiga Santander que se jugaba este lunes en el estadio San Mamés, en Bilbao. | Miguel Toña

9

Javier Aguirre salía orgulloso de las inmediaciones de San Mamés. Reconociendo que a lo largo de la batalla el Mallorca ha sido inferior al Athletic de Bilbao, el técnico mexicano ha terminado satisfecho por el trabajo realizado por sus hombres. «A pesar de las dificultades a lo largo de toda la semana, han salido once valientes aquí a luchar por los puntos y han conseguido dar una buena imagen», reconocía el entrenador del Real Mallorca en la rueda de prensa posterior al primer partido de la temporada.

Este empate es un buen inicio de campeonato para un Mallorca aún por confeccionar y otorgarle un toque diferencial a la plantilla. Aguirre, aseguró que a falta de estos retoques, el equipo trabajó bien. «Con todo lo que hay, el punto es muy bueno. Jugar en un campo tan grande con un rival gigante es muy complicado», afirmó. Sin embargo, el preparador bermellón no se alejó de la crítica constructiva y se centró en mejorar ciertos aspectos deficientes del equipo. «Hemos sido sometidos durante gran parte del partido. Hay que mejorar muchas cosas de cara al futuro, pero sigo estando satisfecho con la actuación de mis jugadores», manifestó, queriendo alabar el gran trabajo realizado por parte de los jugadores en el aspecto defensivo. «No es grato solo valorar a los defensas. Todos han trabajado muy bien en la faceta defensiva», comentó Javier Aguirre.

En otro orden de las cosas, el mexicano asumió que a pesar de desenvolverse bien bajo la presión rival, el Mallorca tuvo algo de suerte para poder sumar un punto de oro en el partido inaugural. «Hemos tenido algo de fortuna, dos palos y las paradas de Rajkovic han sido decisivas para que podamos salir de aquí con buen sabor de boca», sentenció. Precisamente, sobre la gran actuación del meta serbio quiso hablar. «Es un buen chaval y ojalá pueda seguir jugando a este nivel, pero siempre habrá algún error. Hoy ha estado fenomenal, pero como todos», mencionó.

Durante los pocos partidos que disputó la temporada pasada el Mallorca con Javier Aguirre a los mandos, el plan de partido era parecido al visto ayer en San Mamés. Sin embargo, esta vez el rival fue mucho más intenso. «El Athletic nos ha metido mucha presión, es un gran equipo y seguro que luchará por Europa. El plan era parecido, pero el rival nos ha empujado hasta nuestra portería», asumió el técnico mallorquinista. Por otro lado, Grenier y Battaglia debutaron en el doble pivote, sufriendo demasiado a lo largo de todo el partido. «Grenier hacia mucho tiempo que no jugaba tanto tiempo y le cuesta fisícamente», valoró la actuación del centrocampista galo. A pesar del cansancio del francés, no le sustituyó hasta el minuto 80 junto a Muriqi y Kang In Lee, que acabaron el partido agotados. «Muriqi nos aguanta muchos balones y Kang In era capaz de estirar al equipo, por eso he tardado tanto en hacer los cambios», confirmó. Fue el coreano el que tuvo la ocasión más clara del Mallorca. «A pesar de haber sufrido tanto, ha habido dos acciones que hubiesen podido cambiar el devenir del choque. El cabezazo de Kang In y la carrera de Lago, pero no se dieron», finalizó Javier Aguirre, en su valoración final sobre la batalla disputada en el césped de La Catedral, que ha dejado clara la solidez bermellona.