El internacional kosovar Vedat Muriqi, durante el entrenamiento con el Real Mallorca. | R.D.

Vedat Muriqi. Es el nombre que está monopolizando todas las tertulias en rojo y negro. La indefinición en torno a su futuro está trazando la hoja de ruta del Real Mallorca en este mercado veraniego. El internacional kosovar ya se despidió en las redes sociales de una afición que le idolatra tras su exitosa cesión en la segunda parte de la pasada temporada. Su futuro parecía escrito con el Brujas belga.

De repente, el futbolista no superó el reconocimiento médico al que fue sometido por el club –según filtraron desde la propia entidad–, Muriqi regresó a la Lazio y el Mallorca, que ya había dado por perdido al futbolista, volvió a paralizar otras gestiones para extender sus tentáculos de nuevo hacia una operación que los propios gestores de la SAD balear, con Alfonso Díaz a la cabeza, tildaron de «inviable» económicamente y que no se podían hipotecar por un jugador...

Contradictorias

En los últimos días, en concreto desde que se frustró su fichaje por el Brujas, las noticias en torno al destino del internacional kosovar son contradictorias en algunos casos. El jugador ha expresado a su entorno más cercano que quiere jugar en el Mallorca. Volver a un club cuyos aficionados le han rendido pleitesía prácticamente desde el primer día y con el que ha congeniado a la perfección. Después del fiasco sucedido en Bélgica, el futbolista no quiere no oír la posibilidad de tener que regresar al Brujas, aunque parece que ese culebrón todavía no ha redactado su último capítulo...

Mientras el caso Muriqi sigue en un punto muerto, sin avances en un sentido o en otro, el Real Mallorca sigue mirando otras opciones, aunque condicionadas al futuro del ‘9’ que más desea Javier Aguirre. Porque el técnico es el que más empeño está poniendo para que el club balear consiga traer al futbolista de la Lazio. Ya le conoce del curso pasado, saber qué le puede ofrecer al equipo y tal y como entiende el fútbol el preparador mexicano, al menos lo que mostró en las últimas jornadas de la pasada campaña, Muriqi encaja como anillo al dedo...

Operación millonaria

El Mallorca ya puso sobre la mesa una oferta de 7,5 millones que la Lazio consideró insuficiente. De hecho, el Brujas ofreció tres millones de euros más y un suculento contrato por un futbolista con un salario cercano a los 5 millones de euros brutos por temporada. Esa cantidad inicial, según algunos medios italianos, podría aumentar hasta los 9 millones de euros en función de una serie de variables por objetivos.

Vedat Muriqi quiere jugar en el Mallorca. Así se lo ha hecho saber tanto a su club como a sus intermediarios y a su entorno. De momento se ejercita en solitario a la espera de noticias. La Lazio quiere que el Brujas respete lo que se firmó en su día. Incluso no ha descartado entrar en un litigio en los tribunales por este hecho. De momento, el Mallorca solo puede esperar, pero la decisión tampoco puede demorarse más porque hay operación ‘aparcadas’ por este asunto. Y el arranque de curso está cada vez más cerca...