El centrocampista del Athletic Club Iker Muniain celebra junto a sus compañeros el cero a dos en el Nuevo Mirandilla. | Román Ríos

El Real Mallorca está muy pendiente esta jornada de los resultados que se están dando en Primera División. Todo son favorables para los intereses del equipo de Javier Aguirre. El Rayo Vallecano ha ganado al Espanyol (0-1), un marcador que permite al conjunto madrileño tomar impulso en la clasificación, por lo que seguramente vendrá si ninguna exigencia la penúltima jornada de Liga a Son Moix. En ese momento previsiblemente el equipo rojillo se jugará el ser o no ser en Primera División.

Otro marcador que también ha acompañado ha sido el del Levante, que ha perdido ante el Sevilla por dos goles a tres y toda la energía que había tomado la pasada jornada tras ganar ante el Granada la ha dilapidado de golpe tras caer en su estadio frente al conjunto hispalense. Dos buenos resultados a los que hay que unir el marcador del Nuevo Mirandilla. El Cádiz está perdiendo dos goles a tres ante el Athletic Club de Bilbao. Mejor imposible. Estos marcadores hacen que la victoria del Mallorca ante el Deportivo Alavés sea todavía más importante. Las distancias en la clasificación todavía son estrechas, pero ya queda una jornada menos. En estos momentos el equipo rojillo ocupa la decimosexta posición con 32 puntos. En la decimoséptima plaza está el Cádiz con 31 y ya ocupando posición de descenso el Granada con 30, Levante con 25 y Deportivo Alavés también con 25.