El propietario del Mallorca aparece en el epicentro de un escándalo de abusos sexuales y de racismo. | Miquel Àngel Llabrés

2

Robert Sarver está bajo sospecha. El propietario del Real Mallorca y de los Phoenix Suns aparece en el epicentro de un escándalo de abusos sexuales y de racismo que en próximas fechas verá la luz en la cadena ESPN, propiedad de Disney y uno de los grandes socios televisivos de la NBA. La noticia, que fue adelantada por el analista Jordan Schultz, vincula al empresario estadounidense con una serie de conductas muy graves de las que, según sus fuentes, habría pruebas suficientes para darles veracidad. Este hecho podría desembocar en su expulsión de la mejor liga del mundo de baloncesto, donde alcanzó la gran final la pasada temporada tras 28 años de ausencia.

«La NBA se está preparando para una historia masiva que acusa al propietario de los Suns Robert Sarver de racismo, sexismo y acoso sexual en una serie de incidentes, dicen las fuentes. Con suficiente evidencia para respaldar tales afirmaciones, existe una posibilidad de que la liga elimine a Sarver por la fuerza», aseguró Schultz a la hora de adelantar parte del contenido de esa información.
Respuesta

La onda expansiva tras el tuit del analista resultó letal. Desde Phoenix hasta Boston pasando por Los Ángeles o Nueva York, el nombre de Sarver ligado al presunto escándalo sexual y de racismo comenzó a correr como la pólvora.

Noticias relacionadas

La respuesta no tardó en llegar por parte de Phoenix. El franquicia de Arizona publicó un comunicado a través de Jason Rowley, presidente y CEO de los Suns, para referir que las acusaciones son falsas y que ya preparan su defensa. «Tomamos en serio cualquier denuncia de racismo, sexismo o acoso de cualquier tipo, que no tiene cabida en nuestra organización y no es tolerada. Con respecto a los informes recientes sobre un próximo artículo de ESPN sobre Robert Sarver y nuestra organización, simplemente diré que somos conscientes de las acusaciones falsas que contiene y planeamos responder en consecuencia».

Robert Sarver también habló del tema. El banquero comentó en otro comunicado que está «conmocionado» y que varias de las afirmaciones son «repugnantes» pero a la vez no podía responder acusaciones vagas y anónimas. «Estoy totalmente consternado por algunas de las acusaciones que ESPN alega sobre mí, personalmente, o sobre las organizaciones Phoenix Suns y Mercury. Si bien no puedo empezar a saber cómo responder a algunas de las sugerencias vagas hechas por voces en su mayoría anónimas, ciertamente puedo decir que algunas de las afirmaciones las encuentro completamente repugnantes a mi naturaleza y al carácter del lugar de trabajo de Suns / Mercury y puedo decir que nunca sucedieron». El Real Mallorca por el momento no se ha pronunciado.

Sarver, que adquirió los Suns en 2004 por 401 millones de dólares y la franquicia tiene ahora un valor estimado de unos 1.550 millones de dólares, rechazó cualquier acusación. «En primer lugar, rechazo cualquier insinuación de racismo personal o institucional o discriminación de género. Desprecio el lenguaje que no respeta a las personas, independientemente de su raza, género, preferencia o elección. Tal lenguaje no tiene cabida en los negocios o en el hogar en lo que considero familias Suns y Mercury. Estoy orgulloso de nuestro historial de diversidad e inclusión en ambos equipos».