El entrenador del Valencia, José Bordalás da instrucciones a sus jugadores ante el Mallorca. | Kai FORSTERLING

1

El entrenador del Valencia, José Bordalás, aseguró que su equipo tiró el primer tiempo del encuentro de este sábado ante el Mallorca y se mostró crítico con la falta de contundencia de sus jugadores y con los errores cometidos, aunque satisfecho por haber salvado un punto al final.

«El primer tiempo lo tiramos y de ahí el resultado. Sin tirarnos a puerta, nos han hecho dos goles. El primero no lo podemos encajar de ninguna manera, ya llevábamos minutos con riesgos innecesarios y balones horizontales. Uros (Racic) se ha equivocado, hemos perdido el balón y nos hemos quedado parados», analizó el técnico, y afirmó que el error del serbio fue «imperdonable».

«El segundo gol era evitable también. No puedo estar contento de ninguna manera, hay que corregirlo urgentemente. Hemos conseguido salvar un punto con un esfuerzo enorme», añadió Bordalás, que insistió en que no pueden permitirse «el lujo» de conceder dos goles así.

Dijo que puede ser «un error individual» pero que todos, y él el primero, «son responsables». Además, admitió que pudo equivocarse en su alineación, en la que introdujo tres cambios tras haber dicho en la previa que no creía en las rotaciones.

«No es que no crea en las rotaciones, sino que pongo a los que creo que están mejor», apuntó Bordalás, que señaló que la ausencia de Carlos Soler fue por no arriesgar por las molestias que arrastraba y la presencia de Mouctar Diakhaby, Racic y Hélder Costa por su buena labor en los últimos días en partidos y entrenamientos.

«Uno toma decisiones y luego el resultado te dice si acertaste o no y el 0-2 al descanso puede decir que no lo hice, pero siempre fue pensado en lo mejor para el equipo. No me lamento», destacó.

Bordalás declaró que en el descanso pidió «meter una marcha más» y que si hubieran marcado antes el primer tanto habrían podido ganar el partido. Además, agradeció el empuje de la afición tras la mala primera parte que hicieron y aseguró que el Mallorca no puede quejarse del árbitro.

«Si alguien sale beneficiado fue el Mallorca porque se jugó muy poco, se paró muchísimo el partido, algo que se puede entender cuando vas 0-2. No creo que haya habido ninguna jugada determinante para que el Mallorca pueda quejarse», afirmó.