Take Kubo, en el Santiago Bernabéu.

1

Take Kubo ha iniciado la operación retorno. El futbolista japonés, lesionado desde hace casi un mes, se adentra ya en la segunda fase de su recuperación antes de reincorporarse a los entrenamientos de campo con el resto de la plantilla del Real Mallorca. Además, Luis García Plaza espera que la defensa vaya recomponiendo su aspecto durante lo que resta de semana con el reingreso en el grupo de Jaume Costa —todavía podría llegar a tiempo para la visita del sábado al Valencia (Mestalla, 14.00 horas)— y Aleksandar Sedlar.

La baja de Kubo es, junto a la de Antonio Raíllo, la más significativa que arrastra el Mallorca desde hace unas semanas. El atacante nipón, que andaba incrustado desde la segunda jornada en el once tipo de Luis García Plaza, cayó lesionado por un fuerte golpe en la rodilla durante el primer tiempo del partido en el Santiago Bernabéu y desde entonces había permanecido en el dique seco y sin apoyar el pie, tal y como explicaba la semana pasada Luis García Plaza. Sin embargo, ha ido evolucionando favorablemente y este mismo miércoles el Real Mallorca publicaba un video en el que ya trabajaba en el gimnasio junto a los recuperadores del club. En cualquier caso, es probable que de aquí a que reciba el alta competitiva puedan pasar todavía varias semanas.

Noticias relacionadas

Algo más próximo está el regreso de Jaume Costa, que no viajó el pasado fin de semana a San Sebastián. El defensa valenciano ha empezado a trabajar parcialmente con el equipo y podría acabar la semana empotrado en el resto del grupo, aunque tampoco se forzará su reaparición de cara al fin de semana. El puesto de lateral izquierdo está perfectamente cubierto con Brian Oliván y la semana que viene el Mallorca volverá a disputar dos partidos en solo cinco días en los que el técnico deberá repartir minutos. Primero el miércoles, contra el Sevilla en Son Moix (19.00 horas), y después el domingo contra el Cádiz en el Nuevo Mirandilla (14.00 horas).

Sedlar también apura los plazos de su lesión. Apartado de los planes del equipo desde principios de septiembre, el serbio ya ve la luz y está previsto que entre este jueves y el viernes active la cuenta atrás definitiva poniéndose a las órdenes del entrenador, que siempre ha apostado por su polivalencia.

El Mallorca, que acumula tres desplazamientos consecutivos sin sumar (Athletic, Real Madrid y Real Sociedad) se encontrará el sábado a un Valencia necesitado, que solo tiene un punto más que los baleares y que lleva cinco encuentros sin ganar. Los de José Bordalás empezaron la Liga a un altísimo nivel y sumaron 10 puntos en las cuatro primeras jornadas, pero desde que cayeron frente al Madrid solo han sumado dos empates.