Manolo Reina, a la derecha, observa una acción entre Pablo Maffeo y Alexander Isak en Anoeta. | Efe

10

La portería del Mallorca sigue acaparando la atención de los focos. Por una razón u otra, el marco bermellón no sale del ojo del huracán y se ha convertido ya en el rincón de la pizarra en el que más dudas se amontonan. El error cometido por Manolo Reina en Anoeta, que dejó la jornada en blanco al desembocar en la cuarta derrota de la temporada, ha avivado el fuego de ese debate en el que participa el mallorquinismo desde hace un mes.

Cerrada con llave durante cuatro temporadas en las que no se discutía la titularidad de su inquilino, la portería del Mallorca empezaba a abrirse parcialmente el pasado verano. El club, en un movimiento que anunciaba cambios en ese sentido —al menos a medio plazo— hacía un segundo esfuerzo para contratar a Dominik Greif, un eslovaco de solo 24 años con un perfil muy diferente al de Reina, que con 36 apura su contrato en la entidad. Sin embargo, los problemas físicos del exguardameta del Slovan de Bratislava, que le impidieron participar en la pretemporada, lo dejaron todo como estaba. El malagueño inició como titular su quinto ejercicio en Son Moix y hasta que no quedaron a la vista las primeras grietas de sus guantes el asunto no cobró relevancia.

La visita al Santiago Bernabéu, en pleno carrusel de rotaciones, lo aceleró todo. Presupuestada en las cuentas que se hacen a principio de campaña, la derrota con el Madrid derivó al final en una dolorosa e incómoda goleada (6-1). Curiosamente, también en un cambio de portero cuatro días después.

El debut de Greif, avalado por sus buenas credenciales, alimentó el debate. Convertido en un manojo de nervios frente a Osasuna, el internacional con Eslovaquia generó aún más interrogantes y una jornada más tarde volvió al banquillo. Aquejado por unas teóricas molestias que en ningún caso le impidieron estar sentado en el banquillo contra el Levante, le cedió de nuevo su plaza a Manolo Reina, que redujo la polémica. Una portería a cero y un penalti detenido al Comandante Morales bastaron para aparcar el tema. Solo durante el parón, porque el regreso a la rutina competitiva y el error ante el tiro de Lobete han traído de vuelta la discusión a la grada y al entorno.

Los números de Reina, acostumbrado a ejercer como salvador con relativa frecuencia, no son muy diferentes a los de temporadas anteriores aunque las sensaciones que emite esta temporada el de Villanueva del Trabuco sí han cambiado. Mientras tanto, el debate no cesa: ¿Reina o Greif?