Resumen del partido. | LPF

23

El Real Mallorca perdió un partido eléctrico (2-3) ante Osasuna donde el suspense del VAR intervino directamente en el encuentro al anular un penalti a favor del Mallorca y decretar fuera de juego en la acción justo anterior a esta. En el debut de Greif en la portería, el equipo balear firmó un encuentro vistoso, donde mostró una garra enorme y una gran capacidad de desgaste. Empezó perdiendo, se puso dos a uno por delante y en la segunda parte vio de nuevo como el rival igualaba el choque y terminaba ganando. Una locura. Lo peor, además de la derrota, otra lesión, la de Fer Niño. Lo dicho, un partido vibrante y sin tiempo para la pausa.

La primera parte fue un homenaje al buen fútbol por parte de ambos equipos. Los dos atacaban mejor que defendían. Dibujaron Mallorca y Osasuna un encuentro vibrante, eléctrico, poco dado a la relajación y donde en casi cada minuto pasaba algo. Esto son partidos de fútbol.

El Mallorca pierde un partido eléctrico

Arrancó el choque con el Mallorca dando más la pelota al rival, defendiendo en lugar de atacar y tratando de evitar las embestidas rivales. Oier avisó a los dos minutos con un lanzamiento desde la frontal y Cote a los ocho anotó el cero a uno. Se encontró el jugador de Osasuna con un balón en la línea de medios sin oposición y sin ningún tipo de impedimento para conducir, decidir y disparar un misil al que nada pudo hacer Greif. El cero a uno fue un mazazo, pero el Mallorca fue capaz de reaccionar casi de inmediato, concretamente a los tres minutos de recibir el tanto. Salva Sevilla botó un saque de esquina, posiblemente el corner peor defendido de la historia por un portero y su defensa hasta el punto de que Dani Rodríguez, desde el interior del área pequeña y sin saltar anotó el empate.

Apenas diez minutos y dos goles y además un recital ofensivo por parte de ambos equipos que hacía estar en tensión a todos. Greif evitó el segundo tras otro disparo desde la frontal de Moncayola y que demostraba una vez más que los ataques de ambos equipos terminaban por imponerse a las defensas.

El partido estaba precioso y a Mallorca le va la marcha en este tipo de encuentros. Kang In mereció el gol en un lanzamiento de falta, pero la pelota tras superar la barrera salió fuera ante la mirada de Herrera. Areso dio la réplica en un lanzamiento de banda que se comió Greif, cuya virtud ya sabemos que no son las salidas pese a su enorme estatura. El partido entró en una fase de tomar oxígeno para volver a acelerarlo al final. Le dio rapidez el Mallorca que en el descuento hizo lucir al portero Herrera en dos mano a mano de Amath primero y Dani Rodríguez después. Pero este equipo, el de García Plaza, al menos cuando no juega contra el Madrid, muerde y muerde hasta el final y no desfallece. Y en esas que en un saque de banda allá por el minuto 48, Sastre mete al corazón del área para que el balón lo rematara Amath. El balón se cruza en el camino de las largas piernas de Fer Niño que evita el fuera de juego, controla primero y marca después. Remontada antes del descanso. Mejor imposible y faltaba todo el segundo tiempo.

Y las cosas empezaron a doblarse nada más empezar el segundo tiempo. De entrada a los 57 minutos Osasuna volvió a marcar y estableció el empate a dos. Fue un tiro de falta lejano a cargo de Iñigo López. El futbolista de Osasuna fue capaz de superar la barrera y meter el balón ahí, en esa esquina de la escuadra donde los porteros, por largos y altos que sean están peleados y nunca llegan. Tampoco lo hizo Greif. Empate a dos y a remar de nuevo. Pero las desgracias nunca vienen solas y otra vez el Mallorca perdió a otro jugador por lesión. Fer Niño saltó a por un balón y en una caída fatal ahí se quedó, con graves problemas en los gemelos hasta el punto de no poder continuar. Abdón entró en su lugar.

El partido entró en esa fase de miedo por culpa de las lesiones y por la incertidumbre de lo que pudiera ocurrir en el marcador. Además, Valjent parecía mostrar signos de dolor. Lo de las lesiones en el Mallorca ya es una plaga en mayúsculas. El gol de Íñigo Pérez y las lesiones. Nada más estaba sucediendo y eso era una mala noticia para los mallorquinistas. Y el Osasuna en una de estas se acercó y marcó. En una de esas acciones por banda izquierda que tanto peligro llevaron durante el partido terminó con el balón al interior del área y ahí Javi Martínez tocó lo suficiente para desbaratar a Greif y situar el dos a tres en el marcador. El partido llegó al minuto noventa, pero quedaban diez de añadido. Un mundo. Y pasan cosas al final y Unai García sacó a pasear el codo ante Jaume Costa en el interior del área y penalti claro a favor de los mallorquinistas. Y ahí tomó la responsabilidad Dani Rodríguez para lanzar la pena máxima, pero en este partido faltaba que el VAR actuara y cuando todo estaba preparado para tirar el penalti la acción quedó invalidada por un fuera de juego muy anterior. Un desfase total. No hubo penalti y el Mallorca perdió un partido en el que merecía mucho más.

FICHA TÉCNICA:

Real Mallorca: Greif, Sastre, Valjent, Oliván, Costa, Salva, Baba, Kang In, Amath, Dani Rodríguez y Fer Niño.

Cambios: Lago por Kang In (min.57); Abdón por Fer Niño (min.63) Galarreta por Salva (min.87); Angel por Amath (min.,87)

Atlético Osasuna: Herrera, Areso, Aridane, D.García, Cote, Javi Martínez, Moncayola, Oier, Íñigo Pérez, Chimy Ávila y Darko.

Cambios: Rubén García por Iñigo Pérez (m.70); Kike García por Chimy Avila (m.70); Unai García por Aridane (min.70); Manu por Cote (min.80); Nacho Vidal por Areso (min.82)

Goles:

0-1, Cote, min.8.

1-1, Dani Rodríguez, min.11.

2-1, Fer Niño, min.48

2-2, Iñigo Pérez, min.57

2-3, Javi Martínez, min.88

Noticias relacionadas

Árbitro: Ortiz Arias (Comité madrileño). Amarilla para Aridane, Oier, Unai García, Ruiz de Galarreta y Fer Niño.