Luis García Plaza, entrenador del Mallorca. | ARCHIVO

0

Luis García Plaza se mueve entre la ambición y la realidad. El entrenador del Mallorca apunta que van a Bilbao «a intentar ganar» aunque a la vez ensalza las virtudes de un Athletic Club «muy intenso» y «muy fuerte físicamente» que «nos pondrá las cosas muy difíciles».

Es por ello que el preparador madrileño quiere un equipo «sin miedo y con personalidad» para dejar buenas sensaciones en un escenario que en las últimas campañas se le ha atragantado al grupo balear. De hecho acumula más de una década sin alzar los brazos en

La Catedral -en este nuevo escenario nunca ha ganado- y ha doblado la rodilla en sus cinco últimas visitas al conjunto bilbaíno.

Luis García Plaza, habitualmente sonriente, torció el gesto cuando recordó que ni Antonio Raíllo ni Franco Russo estarán disponibles y tocó «madera» para que los centrales titulares esta noche (Martin Valjent y Aleksandar Sedlar) no sufran ningún contratiempo durante el duelo.

«Todo está yendo mucho más lento de lo que yo pensaba, sobre todo en el caso de Antonio y su problema en el tobillo. Veremos a ver si podemos contar con él para el partido ante el Villarreal, pero Russo ahí también está descartado y tampoco estará ante el Villarreal. Si pasa algo con Martin o con Sedlar, ya tendríamos que inventar. Podríamos poner a Bata (por Batttaglia) o Baba de centrales, o incluso usar a Maffeo, que me ha comentado que ha jugado alguna vez en esa posición. Espero que no pase nada porque si hay que hacer algún invento ya se complica un poco todo».

LGP esparció elogios hacia el equipo de Marcelino García: «Juega con mucha intensidad y a un ritmo muy alto durante todo el partido, presiona muy fuerte y es muy agresivo».
El técnico del Mallorca también dijo que Kang In Lee y Matthew Hoppe, que ya tiene toda la documentación, «podrían tener minutos» y que Antonio Sánchez «estará con nosotros porque un futbolista ha regresado con gripe, aunque todavía necesita algo de ritmo de encuentros».