El cuerpo técnico, con Luis García en el centro, minutos antes de iniciar la sesión de entrenamiento sobre el césped de la ciudad deportiva. El punto de mira está puesto en Bilbao. | T. Ayuga

0

Desde marzo de 2020 no entraban los reporteros gráficos en Son Bibiloni para poder captar imágenes del entrenamiento del Mallorca. Este martes, con la pandemia controlada y siguiendo las medidas sanitarias marcadas, de nuevo las cámaras pudieron durante unos minutos tomar posiciones en la ciudad deportiva. La normalidad también es esto.

Y lo que pudieron captar los compañeros cámara en mano fue que hay dos dudas serias con vistas al encuentro de este próximo sábado en San Mamés (21:00 horas) y estas son las de Franco Russo y Antonio Raíllo. Ya dijo Luis García el pasado fin de semana en la entrevista que concedió a Ultima Hora, que uno de los hombres que previsiblemente tendrá que tomar la responsabilidad será Aleksandar Sedlar. Ni el cordobés ni el argentino entrenaron ayer con el resto del grupo a la espera de lo que pueda suceder entre hoy y mañana. Por el momento hay que esperar, pero el técnico se está empezando a hacerse a la idea de que el eje de la zaga en San Mames puede estar formado por Valjent y Sedlar.

En el último partido disputado ante el Espanyol, Russo no pudo terminar el encuentro y ya tuvo que jugar Sedlar en su lugar desde el minuto 46 de partido. El argentino se lesionó mientras que Raíllo ya no figuraba ni en la lista de convocados. También Luis García está pendiente de conocer cómo regresa Baba tras su periplo con Ghana. No todo son malas noticias de cara a la reanudación de la competición. Antonio Sánchez se ha incorporado a la dinámica de grupo y está acortando poco a poco el periodo inicial para volver a los terrenos de juego.

Los defensas Joan Sastre y Jaume Costa también están OK y por lo tanto la enfermería se va vaciando. Ángel sigue en el dique seco y por el momento el entrenador continúa sin poder echar mano de él. Hay que esperar. El encuentro ante el Athletic Club de Bilbao es un verdadero test para los mallorquinistas en esta reanudación del torneo. El once bermellón viene de encadenar dos victorias consecutivas ante el Deportivo Alavés y el Espanyol y ahora lo que pretende es mantener esta inercia ganadora.

No será fácil el choque ante un Athletic que todavía no se ha estrenado con victoria en casa ya que en el único encuentro disputado en San Mamés empató a uno frente al Barcelona.

El partido de este fin de semana tiene también un doble atractivo ya que se puede producir el debut de una de las últimas incorporaciones, el coreano Kang-in Lee, que fue de los últimos en llegar junto al estadounidense Matthew Timothy Hoppe. El equipo es muy completo de medio campo hacia adelante y en defensa, cuando las bajas arrecian, anda un poco justo como es el caso de esta semana.

El conjunto bermellón afronta unas semanas intensas de partidos porque además del choque en Bilbao hay que unir el del próximo domingo ante el Villarreal, la visita a Madrid el miércoles 22 para recibir cuatro días después a Osasuna. Se entra en el primer tramo importante del campeonato doméstico.