Alfonso Díaz y Pablo Ortells, durante la rueda de prensa. | Pere Bota

1

El Real Mallorca se muestra confiado en la posibilidad de que a mitad de septiembre puedan acceder al estadio cerca de 13.000 aficionados, cantidad que supondría alcanzar el 60% del aforo tal y como permite el Ministerio de Sanidad, aunque es el Govern balear quien tiene la última palabra.

Alfonso Díaz, CEO de negocio del Real Mallorca, explicó que a día de hoy solo está permitido alcanzar el 50% del aforo por orden del ejecutivo autonómico, pero el hecho de que hasta el 19 de septiembre no se dispute el próximo partido en Palma, hace crecer el optimismo en el club esperando que se pueda alcanzar la cifra máxima permitida.

«He hablado con Carles Gonyalons (director general de Deportes) -manifestó Díaz- y le expresé la idea de alcanzar el máximo del 60 por ciento. Ayer conocimos la noticia y a día de hoy el Govern no va a poder pasar de autorizar el 50 por ciento, eso es lo que nos ha trasladado. Sin embargo, -prosiguió- jugamos con ventaja porque hasta dentro de 15 días no tenemos partido y hemos logrado tener unas semanas más de margen para poder aplazar la decisión en nuestro caso y tratar de llegar al 60 por ciento. La evolución de la pandemia es que vaya mejorando y que nos acerque más a este 60 por ciento. Serían algo más de 13.000 espectadores y cubriríamos casi el 95 por ciento de nuestros abonados», declaró el ejecutivo del club mallorquín. «Una vez alcanzada esa cifra, posteriormente está el trabajar cómo adaptar la entrada por grupos de convivientes junto a otras fórmulas. Veremos cómo resolverlo y esa conversación la mantendremos la semana que viene con el Govern con el objetivo de llegar a esos 13.000 espectadores», manifestó Alfonso Díaz.

Por otra parte, en el apartado extradeportivo, el Mallorca mantiene conversaciones con el Ajuntament de Palma con el objetivo de acometer una reforma integral de Son Moix que empezaría con la eliminación de las pistas de atletismo tratando de acercar al máximo la grada al césped. El reto del club es que de cara al inicio de la próxima temporada pueda empezar a visualizarse ya parte de este proyecto.

Respecto a la situación económica y al convenio con LaLiga y el fondo de inversión CVC, Alfonso Díaz admitió que el Mallorca es uno de los clubes que menos recibirá pero que hay que tener una imagen global del acuerdo. «Es un acuerdo para pensar en una perspectiva global y común de todos los clubes, no individualizar porque la situación es complicada. Pese a que vamos a ser de los que menos cobremos porque al final se ha considerado la aportación que han hecho los clubes a la mejora de la Liga a través de los derechos de TV los últimos sietes años, nosotros al descender a Segunda B, somos de los que menos cobramos, pero hay que ser solidarios con el resto y tener un sentido de liga y de grupo y eso es beneficioso para la Liga y para su futuro», manifestó el CEO de negocio del Mallorca.

Pablo Ortells, director de fútbol del club bermellón, valoró por su parte de forma muy positiva el balance final en el mercado de verano manifestando que se ha conseguido confeccionar un grupo competitivo que luche «día a día por la permanencia». Afirmó también que jugadores como Fer Niño y Maffeo han llegado a la Isla con cláusulas de compra y que en el caso de Daniel Sturridge, hasta el mes de enero no se tomará una decisión respecto a si se incorpora definitivamente al grupo o no.