El delantero estadounidense Matthew Hoppe posando este martes con la camiseta del Mallorca. | RCDM

3

A falta de tres horas para que el mercado bajara la persiana el Real Mallorca anunció la contratación del delantero Matthew Hoppe, que llega a la SAD balear procedente del Schalke 04. El punta de 20 años se convierte en el primer jugador estadounidense en la historia del club, que ha hecho un desembolso cercano a los tres millones de euros para hacerse con sus servicios hasta 2025.     

 A pesar de su juventud, Matthew Hoppe fue uno de los jugadores revelación de la Bundesliga el curso pasado -fue elegido novato del mes de enero- aunque el descenso de su equipo agrió un tanto sus buenos números, con 6 goles en 24 encuentros.

Formado en el Barcelona Residency Academy en Arizona, donde pasó de centrocampista organizador a delantero centro por su capacidad para ver portería, recaló en el Schalke 04 e hizo historia al convertirse en el primer estadounidense en firmar un hat-trick contra el Hoffenheim en su segundo partido como titular con 19 años. Esta temporada ha disputado 16 minutos con el Schalke 04 en la Bundesliga 2.

Conexión Arizona

Nacido en Yorba Linda, California, el 13 de marzo de 2001, se convierte en el primer futbolista estadounidense en la historia del Real Mallorca, cuya propiedad recordemos también es de origen norteamericano. Este mismo verano se proclamó campeón de la Copa de Oro, al derrotar a México en la final, y con un gol suyo a Jamaica en cuartos que resultó determinante.

Hoppe se unirá a la corta lista de estadounidenses que han pasado por el fútbol español. Tab Ramos, Kasey Keller, Giuseppe Rossi (de ascendencia italiana), Danny Szetela -pasó por el Racing sin pena ni gloria-, Jozy Altidore, Oguchi Onyewu y el azulgrana Sergiño Dest le preceden en la Liga española.

Noticias relacionadas

El delantero se confesó «muy contento» por su fichaje por el Real Mallorca. «Estoy emocionado por la nueva experiencia y dispuesto a demostrar mi talento», explicó en declaraciones a la retransmisión que realizó la SAD balear para seguir la última hora del mercado.

Dorsal

Hoppe reconoció que tuvo conocimiento de su posible fichaje por el Mallorca el pasado lunes por la noche y celebra llegar a «una de las mejores ligas del mundo con jugadores top y muy competitiva». El punta estadounidense lucirá el número 25 y valoró el hecho de ser el primer estadounidense en lucir la elástica mallorquinista. «El fútbol europeo está creciendo en Estados Unidos y espero que no sea el último», comentó al mismo tiempo que evitó definirse como delantero ni precisar a sus referentes en la posición.   

El director deportivo del Mallorca, Pablo Ortells, aseguró que el flamante fichaje es «una buena inversión para el club» y valoró que se trata de un futbolista «muy joven, con mucho potencial y con unas    condiciones que se adaptan a lo que el míster busca en un delantero». Ortells dio por cerrada la plantilla sin mencionar la situación del inglés Daniel Sturridge, que ha estado entrenando con el equipo durante la pretemporada.

Hoppe es la décima incorporación del Mallorca en el mercado estival y el tercer delantero que llega a las filas de Luis García Plaza tras las llegadas de Ángel procedente del Getafe y de Fer Niño cedido por el Villarreal. Además del estadounidense, el conjunto bermellón se ha hecho con los servicios del portero Dominik Greif; los laterales Jaume Costa y Pablo Maffeo y los centrocampistas Take Kubo, Kang In y Rodrigo Battaglia.

Trajkovski y Víctor Mollejo, últimas salidas

Los últimos en abandonar la disciplina del Real Mallorca en el último día del mercado de fichajes fueron Aleksandar Trajkovski y Víctor Mollejo, que pusieron rumbo al Aalborg danés y al Tenerife de Segunda División respectivamente. Las salidas de Trajkovski, que apenas ha tenido protagonismo desde su llegada a la Isla en el verano de 2019, y Mollejo, que recaló en el conjunto bermellón el pasado mercado de invierno, se unen en el capítulo de bajas a las de Braian Cufré (Málaga), Josep Señé (Lugo), Pablo Valcarce (Burgos), Álex Alegría (Burgos) y Juan Diego Molina ‘Stoichkov’ (Eibar), que tampoco entraban en los planes de Luis García Plaza.