Luis García Plaza durante el partido. | M.A.BORRÀS

0

Sabía perfectamente que, además del valor del resultado y los puntos obtenidos ante el Espanyol, la tensión previa generada en el intercambio de declaraciones en las ruedas de prensa previas al duelo con su antecesor en el banquillo del Real Mallorca, Vicente Moreno, iba a ser uno de los ejes sobre los que iba a girar su intervención posterior a un triunfo (1-0) que da alas a Luis García Plaza al frente del cuadro balear, que se ubica en la zona más alta de la tabla, con siete puntos y sin conocer la derrota tres jornadas después de su retorno a la Primera División.

No pudo pasar de largo la tensión generada por el entorno respecto a su reencuentro con Moreno. Y tiró de galones y tablas García Plaza. «Muy bien, no tengo nada que decir... Con Vicente (Moreno) no tengo relación, como con el resto y los demás entrenadores», afirmó al respecto el actual técnico de Real Mallorca, quien sí refirió el encuentro que mantuvo días atrás con una leyenda de la entidad, Héctor Cúper, de quien admitió que sólo se puede «oír, escuchar y aprender».

Y cerrando el polémico capítulo que focalizó muchas miradas este viernes en Son Moix, admitió que a su homólogo «le he saludado y nos hemos cruzado». Además, una vez acabado el encuentro, la expresiva gesticulación de Luis García Plaza junto al ayudante de Moreno, Dani Pendín, fue objeto de cuestión en la sala de prensa, a lo que respondió con soltura. «Con Pendín bien, es un crack», afirmó, y al ser preguntado sobre lo que hablaron, el madrileño recordó que tal vez «buen viaje le diría, no sé...».

Satisfecho

Zanjado el polémico asunto que ha rodeado a la previa y lo que rodeaba al encuentro, Luis García Plaza lanzó un mensaje de prudencia. «Lo que importa es tener tranquilidad y humildad», aseguraba el inquilino del banquillo de Son Moix.

Recordó que anoche se vieron las caras «los dos mejores equipos de Segunda y hemos demostrado que nuestros partidos fueron igualados. Pero ha sido, de los tres, el que mejor estuvimos, pero tienen un buen equipo y un buen entrenador», refirió García Plaza, que lamentó los problemas físicos de Russo y agradeció el apoyo de los aficionados en su vuelta ya en una cifra notable a las gradas. «El año pasado les echamos de menos... Habríamos disfrutado, pero nos han animado, han apretado y les necesitamos», aseguró.

Y volviendo al resultado y su repercusión, tiene claro que «estos siete puntos nos nos los quita nadie ya. Pero habrá momentos duros y hay que disfrutar, por eso felicito a mis jugadores», proseguía.