Este jueves el club abrió las taquillas para los abonados de la zona PAR que quieran presenciar el encuentro ante el Espanyol. | Jaume Morey

2

El Real Mallorca engancha y la imagen de las colas protagonizadas por los socios en el estadio de Son Moix son un buen ejemplo de ello.

Este jueves el club abrió las taquillas para los abonados de la zona PAR (zona que tuvo entradas par el primer partido de Liga) que quieran presenciar el encuentro de este viernes ante el Espanyol. Estos abonados (de la zona par) tienen ahora a las entradas que han liberado los socios de la parte impar del campo, que son los que tienen derecho a entrar al campo para este partido.

Este jueves se han abierto las taquillas a las nueve y ya se han producido las primeras colas que previsiblemente se prolongarán hasta que se agote el papel. Cabe recordar que son solo 8.775 los aficionados que pueden acceder al campo, un 40% del aforo del estadio como medida preventiva marcada por el Govern Balear en base al protocolo COVID.

El club decidió dividir la entrada al campo para los socios de tal manera que en un partido acudirían los situados en las zona pares y en otro encuentro los de las zonas impares. Para este partido ante el Espanyol los seguidores de las zonas impares que no pueden ir al campo han liberado su entrada, que el club entregará a un socio de la zona par con el fin de que el estadio presente el aforo máximo permitido.

Estos seguidores pueden ahora retirar las entradas presentando el carnet de abonado y DNI hasta fin de existencias en la taquilla que se habilita en la zona situada junto al Mallorcafé.