Daniel Sturridge, a prueba con el Mallorca, este miércoles en la ciudad deportiva Antonio Asensio.

1

El mercado de fichajes ya ha hecho estallar la primera bomba del verano en clave mallorquinista. Daniel Sturridge, exfutbolista de Manchester City, Chelsea o Liverpool y sin equipo desde poco antes del inicio de la pandemia, se pondrá desde hoy a las órdenes de Luis García Plaza y participará en la pretemporada del conjunto bermellón en busca de una oportunidad para reflotar su carrera. Una prueba de lujo para el internacional inglés, que medirá su estado de forma tras un prolongado paréntesis competitivo, y para el propio club balear, que aspira a recuperar a un talento con más de doscientos partidos en la Premier League y dos Ligas de Campeones en su tarjeta de visita. De momento, el delantero ya ha estado este miércoles en Son Bibiloni. Primero en la charla inicial del cuerpo técnico y luego realizando pruebas y test físicos en el gimnasio.

De ascendencia jamaicana, Daniel André Sturridge Boke (Birmingham, 1989) ha seguido una línea irregular durante una carrera que por momentos ha resultado tan brillante como polémica. De hecho, su última escala como profesional, en las filas del Trabzonspor, acabó de golpe en marzo de 2020 después de que la Federación Inglesa (FA) le inhabilitara durante cuatro meses para ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol por infringir las reglas sobre apuestas. Pese a los buenos números que estaba redactando con el conjunto turco en su primera experiencia fuera de la burbuja del balompié británico —marcó siete goles y repartió cuatro asistencia en 16 partidos— llegó a un acuerdo para la rescisión de su contrato y no ha vuelto a vestirse de corto, aunque durante el último mercado de invierno se le relacionó con algunos clubes de su país, como el Newcastle.

Sturridge empezó a despuntar en las categorías inferiores del Manchester City, a las que llegó después de iniciarse en las del Aston Villa y de pasar a su vez por las del Coventry. Dio el salto a la Premier a principios de 2007, de la mano de Stuart Pearce, y en 2009 fichó por el Chelsea, donde trabajó con Carlo Ancelotti y ganó el título de liga. Tras un breve paso a préstamo por el Bolton, regresó a Stamford Bridge para compartir ataque con Fernando Torres y levantar en 2012 la primera Champions de los blues.

Sturridge lució su mejor versión en Liverpool a partir de enero de 2013. Como jugador red participó en 138 encuentros y marcó 56 goles entre los que intercaló otra cesión en la segunda parte del curso 2017-18, en este caso al West Bromwich Albion. En su última campaña en Anfield (2018-19) intervino en 25 partidos entre la Premier y la Liga de Campeones, donde firmó una diana contra el PSG que fue decisiva para que los de Jurgen Klopp superaran la primera fase. Esa temporada se saldó con otra Champions, aunque él no participó en la final contra el Tottenham del Wanda Metropolitano. Sus últimos instantes con la camiseta del Liverpool fueron en aquella recordada eliminatoria de semifinales en la que su equipo eliminó al Barcelona de Ernesto Valverde.

Paralelamente, ha sido internacional con Inglaterra en 26 ocasiones (8 goles) desde que Fabio Capello le dio la laternativa en 2011 y Gareth Southgate lo citó por última vez en 2017. Ahora, después de muchos meses sin competir aunque todavía con terreno por delante —en septiembre cumplirá 32 años— Sturridge empezará a perseguir otro tren desde los campos de Son Bibiloni. Su puerta de entrada al Mallorca la ha abierto el consejero y exfutbolista Graeme Le Saux, aunque será Luis García Plaza quien decida si el delantero tiene sitio en una plantilla todavía en fase de construcción.