El entrenador del Real Mallorca, Luis García Plaza, en su rueda de prensa telemática previa a la última jornada del campeonato.

2

El entrenador del Real Mallorca, Luis García Plaza, ha analizado este sábado la última jornada del campeonato en la Liga SmartBank, en la que su equipo abrochará la temporada con el aliciente de arrebatarle al Espanyol la primera plaza de la clasificación y conseguir el título de la categoría.

Para Luis García Plaza, el partido de este domingo contra la Ponferradina esconde múltiples retos para el Mallorca. «Se unen varios objetivos», confirmaba el entrenador madrileño. «Primero están lo que dependen de ti. En primer lugar, ser el equipo menos goleado de la competición. Y en el segundo, repetir la puntuación de la primera vuelta», destacaba pensando en ese cruce de El Toralín.

«Otro objetivo, evidentemente, es ser campeones», añadía Luis García. «Y el último, ser el mejor equipo de la segunda vuelta, que en este caso también depende de lo que haga el Girona. Será un tributo a los jugadores. Me han hecho disfrutar como hacia tiempo que no disfrutaba y me recuerda a los tiempos del Levante. Y si no podemos alcanzar ninguno de esos desafíos nos iremos de vacaciones y a disfrutar. Poder ir a este último partido con la satisfacción de todo lo que hemos conseguido es muy bonito».

En esa misma línea, el entrenador del Mallorca reconocía, a modo de balance, que ha disfrutado de manera muy especial en el banquillo bermellón. «Veo muchas similitudes entre este vestuario y aquel del Levante. Fue un año redondo y todavía mantenemos el contacto. En Segunda tener un buen vestuario es muy importante y este año he sentido cosas parecidas a las de aquella época. He visto una implicación máxima. No jugábamos igual, pero tenemos a gente muy sana, con ganas de apretar, receptiva. He disfrutado mucho a nivel personal y deportivo. El año que viene seguro que sufriremos más derrotas que victorias pero ojalá también alcancemos nuestros objetivos».

LGP, que ha confirmado que su alineación en Ponferrada será «un mix» entre titulares y menos habituales, también ha subrayado que ya hablado con el director de Fútbol del club, Pablo Ortells, para empezar a edificar el nuevo proyecto en Primera División. «Cualquier equipo que sube se tiene que reforzar, es obligatorio y así se lo he transmitido al club. Estoy muy contento con la base que tenemos, pero hay que traer gente. Entre cuatro y ocho futbolistas. Confío en Pablo y en todos los que están con él. A partir de ahora es su trabajo. Le he transmitido dónde creo que tenemos que reforzar y sí que quiero que venga gente con ganas y con mucha hambre, que venga a sumar y aportar. Pablo sabe los puestos y características que necesitamos. Me adaptaré a lo que haya, pero tengo mucha confianza en ellos. Pablo coincide conmigo en los puestos que necesitamos y a partir de ahí lo haremos lo mejor que podamos. Tiene que venir gente con hambre o muy contrastada, que conozcamos muy bien».

Luis García también agradecía las muestras de cariño que ha recibido durante los últimos días tras el fallecimiento de su padre. «Quiero agradecer a todo el mundo, a todo el mallorquinismo, todos los mensajes que me han ido transmitiendo. Agradecerlo de todo corazón. La pérdida de un padre siempre es dolorosa, pero como sabéis llevaba tiempo enfermo y me he podido despedir de él. Era un hombre de fútbol y al menos se ha ido viendo a su Atlético campeón y viendo al Mallorca subir. Ha disfrutado mucho de eso».