Imagen del técnico del Mallorca, Luis García, tras consumarse el ascenso. | IB3

0

Alegría, liberación, reconocimiento, agradecimiento, satisfacción, orgullo… multitud de sentimientos positivos impregnaban las primeras impresiones del entrenador del Real Mallorca, Luis García Plaza, tras consumarse el ascenso a Primera División. A las puertas del hotel Silken Atlántida en Santa Cruz de Tenerife y antes de ser manteado por sus jugadores en la acera, el preparador madrileño celebraba la consecución de un objetivo que ha asegurado que han merecido «sí o sí» y que espera que sea «el comienzo de algo bonito».

El entrenador mallorquinista ha confesado que había visto el partido solo en su habitación, pero se unió a toda la expedición con el tercer tanto del Cartagena. «Ha sido una expresión de júbilo tras todo el año con la tensión de estar arriba, que es una presión grande. Hemos merecido el ascenso sí o sí porque conseguirlo a falta de tres jornadas con 75 puntos lo dice todo de este equipo. Ha sido la temporada casi perfecta, con jugadores que han hecho alguno de sus mejores años como futbolistas», ha reflexionado.

Luis García ha querido dedicarle el ascenso «a mi familia porque es la que sufre con uno en el día a día, a los jugadores y a toda la gente del club que ha aportado su granito de arena en cualquier detalle y a la afición, que ya me encantó con los 4.000 que estuvieron el otro día pero a los que hemos notado cerca toda la temporada». «Ahora tenemos que fabricar el futuro, terminar la liga lo mejor posible, pero pensar que esto es el comienzo de algo bonito para el Mallorca y trabajar para que esté muchos años en Primera», ha añadido.

El entrenador madrileño, que tiene contrato en vigor y ha bromeado sobre la última palabra que la tienen «los jefes en Estados Unidos», ha subrayado que la clave del ascenso ha sido la unión del vestuario. «A lo mejor no somos ni la mejor plantilla ni el mejor entrenador, pero sí el mejor equipo. El grupo ha sido una familia. Lo noté el primer día, se notaba que llevaban tiempo juntos. Le dimos un estilo diferente y lo cogieron muy bien para hacer un año excepcional, similar al que pasé con el Levante, al que llevó muy adentro, pero es el momento más bonito de mi vida deportiva», ha incidido.