Antonio Sánchez intenta frenar a un jugador del Málaga. | Carlos Gil-Roig

1

El Mallorca sigue congestionado fuera de Son Moix, pero ya tiene anotada en la agenda una primera posible fecha para el ascenso. Con su empate en La Rosaleda, que atajaba una serie de dos derrotas seguidas, el equipo de Luis García Plaza —anoche dirigido de nuevo desde el banquillo por Pedro Rostoll— tiene una posibilidad de volver a Primera el domingo que viene, aunque de momento sea solo una opción remota. Para ello, el Mallorca tiene que ganar al Alcorcón y el Almería debería perder en su estadio contra el Albacete. Además, sería necesario que el Leganés no ganara los dos próximos partidos que tiene por delante: el de este lunes contra el Rayo Vallecano o el de la próxima jornada contra el Logroñés.

El conjunto balear, que mientras calentaba en La Rosaleda veía como el Espanyol de Vicente Moreno certificaba el ascenso culminando una racha espectacular, no pudo acuñar su cuarta victoria en terreno malacitano, uno de los más accesibles del campeonato, que le hubiera asegurado virtualmente el salto de categoría. El empate no ayudó al Mallorca a quebrar su mala racha como visitante ni al Málaga a mejorar sus números como local, pero tampoco puso en peligro los objetivos de cada uno de ellos.

Una vez acabado el encuentro, el entrenador bermellón, Luis García Plaza, valoraba un punto que le sirve para superar una marca histórica (ha llegado a los 72 puntos) en los libros del club. «La primera parte ha sido muy buena», empezaba destacando el madrileño. «Ellos apenas nos han llegado, pero lo que nos está pasando últimamente es que cada vez que nos llegan por primera vez nos marcan. Nos pasó en Castellón y Sabadell y es un mazazo. Además, hemos cometido un penalti que tenemos que evitar. Es fútbol, pero ahí Brian (Oliván) se equivoca. Y luego la reacción del equipo es buenísima. Tenemos el gol y otras cuatro ocasiones, hemos estado más frescos, hemos dominado, hemos jugado en su campo... Teníamos que habernos ido ganando», explicaba el preparador bermellón en una rueda de prensa virtual. «La segunda parte no me ha gustado», matizaba a continuación.

«Hemos estado más planos, nos ha faltado profundidad y la gente se iba cansando. Hemos tenido una clarísima de Lago, pero nos ha faltado algo», reconocía. «Hace dos jornadas estábamos a seis puntos y seguimos estando igual. Ahora viene el partido del Alcorcón que para mí es un partido vital. Y si somos capaces de ganarlo estaremos muy cerca. Nos quedarían nueve puntos por delante con una diferencia mínima de seis más el golaverage. Así que la valoración de este punto la haremos después y si vencemos al Alcorcón será muy bueno. El Mallorca sale a ganar siempre y la gente tiene que estar orgullosa de eso, aunque a veces no ganemos. Moralmente nos hemos quitado esa losa de volver a perder fuera de casa, sobre todo cuando nos ponemos por detrás en el marcador. Pero hay que reconocer que nos ha faltado la segunda parte», insistía Luis García Plaza.

El entrenador del Mallorca también aprovechó la ocasión para felicitar al Espanyol por su ascenso ya consumado. «Ha demostrado que es el mejor equipo de la categoría con diferencia sobre los demás. Aun así no es nada fácil y tiene mucho mérito subir faltando cuatro jornadas. Hemos sido el único equipo que más o menos le ha aguantado el ritmo durante la temporada y eso dice mucho de nosotros».