Los jugadores del Real Mallorca celebran su última victoria en el estadio de Son Moix. | Miquel Àngel Borràs

Hay partidos clave durante una temporada y el que este lunes jugará el Real Mallorca en la Nova Creu Alta ante el Sabadell (21:00 horas, Movistar TV) lo es. No hay que darle muchas vueltas ni tampoco se trata de vender la piel del oso antes de calzarlo. Pero después del empate de este domingo del Almería en Miranda, el once de García Plaza puede dar una estocada casi definitiva.

El conjunto andaluz sufrió un nuevo pinchazo en Anduva que puede allanarle el camino del ascenso al equipo rojillo. Los andaluces (62 puntos), que no pasaron del empate en el campo del Mirandés (1-1), encadenaron ya cuatro partidos sin ganar y están a seis puntos (más el goleverage) de los baleares (68 puntos), que si ganan esta noche se pondrían a más de tres partidos de ventaja faltando solo seis jornadas para que acabe el campeonato. Ese es el escenario. Mejor imposible. Eso sí, para que se pueda dibujar este paisaje primaveral y lleno de alegría es necesario sumar los tres puntos, aunque incluso el empate también sería un buen marcador.

Los baleares asisten a este final de temporada esperando la fecha en la que ya no será necesario hacer más cuentas y eso es histórico.

El entrenador ha desplazado a todo el equipo consciente de que la fecha de hoy puede ser importante con vistas al mes de mayo, el mes del ascenso. Pero por mucho que estés delante siempre queda esa sensación de que hay que atar el objetivo rápido porque en el fútbol uno nunca sabe lo que puede suceder. Deportivamente el Mallorca recupera a Amath en el ataque en lo que es sin duda la mejor noticia de la semana. La mala es la ausencia seguramente de Abdón Prats, que llega muy justo a este encuentro. Baba también es más que duda.

Sin embargo, más allá de estas situaciones, el equipo ha demostrado su fiabilidad durante casi todo el campeonato y hoy habrá que emplearse a fondo. El Sabadell es un firme candidato al descenso, pero todavía tiene la llama encendida.

El Mallorca tendrá que dar su mejor versión y recuperar el acierto en ataque. En Castellón se fallaron ocasiones de gol claras que deberían haber permitido al equipo sumar algún punto, pero no fue así. Ahora toca volver a creer y sobre todo generar más en el área rival.

Noticias relacionadas

No es fácil ganar lejos de casa para ningún equipo, no solo el Almería. El Mallorca por ejemplo registró su última victoria en un campo rival el pasado 6 de marzo ante el Logroñés (0-1).

Desde entonces, el conjunto balear perdió en Gijón, Fuenlabrada, Castellón, y empató en Las Palmas, sumando solo un punto de 12 en juego.

Pese a todo en casa ha ido sacando los partidos adelante y eso unido a que el Almería ha hecho el acordeón semana sí y otra también, le ha permitido seguir firme en la seguna posición.

El Sabadell, penúltimo con 34 puntos, a cinco de la permanencia necesita ganar como sea para tener opciones reales de salvación. Para ello, los arlequinados, deberán romper la racha de once partidos sin vencer en casa, con nueve empates seguidos desde el 9 de diciembre.

El Sabadell tendrá la baja de uno de sus jugadores más importantes: El delantero Stoichkov, máximo goleador del equipo con nueve goles, que será baja al pertenecer al Mallorca. Varias son las alternativas que maneja el entrenador para suplir al jugador franquicia del equipo. Aarón Rey o Álvaro Vázquez son los que tienen más números. Eso si, ambos aún no han marcado esta temporada.

La otra ausencia es la del lateral Pierre Cornud, con problemas en los isquiotibiales y que ya fue sustituido a buen nivel por Josu Ozkoidi en Fuenlabrada. La parte positiva es la recuperación de dos defensas. Jaime Sánchez tras cumplir su partido de sanción y Aleix Coch ya libre de sus molestias.