Luis García Plaza, entrenador del Real Mallorca, durante un entrenamiento del equipo en Son Moix. | @RCD_Mallorca

1

Luis García Plaza se ha marcado un objetivo de cara a este fin de semana. El entrenador del Mallorca quiere llegar a la barrera de los 60 puntos, una meta que para ser atravesada requiere de la victoria frente a un Cartagena metido en el vagón trasero de la clasificación que, sin embargo, ya ha conseguido frenar la marcha de alguno de los aspirantes al ascenso.

«El Cartagena es otro equipo desde enero», avisa el técnico bermellón. «Hay equipos que mejoran y este ha cambiado con el mercado de invierno. Con esta plantilla desde el principio estaría en mitad de la clasificación sin problemas. El estilo es parecido, pero sobre todo ha cambiado a varios jugadores. Se va a salvar sin ningún tipo de problema, aunque lleva un lastre de puntos», apunta. «Ha mejorado a balón parado con De Blasis, tiene experiencia atrás, intensidad, fuerza y delante a Rubén Castro, que es un genio de esto», añade.

Para Luis García Plaza, ese encuentro frente a «un rival duro» como el Cartagena implica además otro desafío: conseguir después de muchas jornadas que el Mallorca facture dos victorias seguidas en Son Moix para reforzar los anclajes del liderato. «Estamos haciendo buenos números en casa, no es que sea un desastre, pero puede ser que el tema del público también influya. El empuje de la grada nos hubiera ayudado. Y si tuviéramos afición en el estadio sí que me gustaría darle mas alegrías. Es extraño, porque como visitantes llevamos catorce goles y en casa el doble. Por ejemplo, el otro día en Logroño hicimos un partido de seis y ganamos y otras veces, como locales y jugando mucho mejor, no lo hemos hecho».

El técnico bermellón, que seguirá arrastrando las bajas de Galarreta, Oliván o Sedlar, mantiene abierta la puerta a algún posible cambio en el once y espera que sus futbolistas disfruten de lo que están construyendo. «A los objetivos se llega cuando lo estás haciendo bien. La falta de publico hace que sea todo más frío, pero hay que disfrutar del paisaje y de las vistas», considera el madrileño.