El atacante toledano Víctor Mollejo es el segundo refuerzo del Mallorca en este mercado de invierno.

15

Víctor Mollejo se convertía este lunes en el segundo fichaje de invierno del Real Mallorca. El atacante toledano llega en calidad de cedido por el Atlético de Madrid hasta final de temporada, aunque ha consumido la primera vuelta del campeonato en las filas del Getafe. A su vez, el club bermellón finalmente no podía concretar la incorporación del portero intenacional eslovaco Dominik Greif.

Mollejo, de 20 años, puede actuar en las tres posiciones de la segunda línea, tanto pegado a la banda y en el rol de extremo como en la mediapunta o incluso un paseo por delante. Formado en la cantera atlética, recibió hace dos temporadas (2018-19) la alternativa con el primer equipo de la mano de Diego Pablo Simeone, que llegó a darle minutos en cuatro partidos. La campaña pasada vivió su primera gran experiencia fuera del club rojiblanco y se estrenó en Segunda División con el Deportivo. Disputó 36 encuentros (29 de ellos como titular) y anotó seis goles. Además, ha sido internacional con España en categorías inferiores y en 2019 se proclamó campeón de Europa sub’19. En el Mallorca llevará el dorsal número 35 a la espalda.

El fichaje de Mollejo, desbloqueado una vez que el futbolista ha resuelto su situación en el Getafe, donde apenas contaba para José Bordalás, se uniría así al de Álvaro Giménez, que también ha recalado a préstamo en el Mallorca procedente del Cádiz en estas últimas horas de mercado.

Noticias relacionadas

El club balear finalmente no pudo concretar la llegada del portero eslovaco Dominik Grief (Slovan Bratislava). Las negociaciones estaban muy avanzadas, e incluso el jugador ya se encontraba en la Isla, pero se han roto a última hora de la tarde. El interés de otros equipos, como el Union Berlin o el PAOK de Salónica, y un contratiempo surgido en su club, con la lesión del otro guardamenta, han frenado una operación que había generado una gran expectación por el gran futuro que se le augura a Greif. Miquel Parera, que se ha quedado sin opciones en el mercado, permanecerá en la plantilla como segundo portero hasta el próximo 30 de junio, cuando finalice su contrato.

Por otra parte, el Mallorca ha cedido a Ibra Diabaté al filial del Atlético de Madrid. El delantero marfileño había debutado este mes con el primer equipo, tanto en Liga como en Copa del Rey.