Los jugadores del Rayo Vallecano celebran uno de los goles conseguidos este domingo por el conjunto madrileño en Cornellà. | LaLiga

10

El Mallorca vuelve a tener al resto de la Liga bajo sus pies. En un fin de semana casi perfecto, el equipo balear ha levantado otra vez el campamento sobre la cumbre de la Segunda, donde se ha quedado solo gracias a la derrota del Espanyol contra el Rayo Vallecano (2-3). Es la sexta vez que los de Luis García Plaza se ponen al frente de la categoría y la primera en la que lo hacen de manera con un colchón tan grueso a la espalda, ya que aventajan en tres puntos al conjunto perico y al Almería, que en cualquier caso todavía tiene un partido pendiente contra el Leganés.

JORNADA REDONDA
Golpe sobre la mesa

La jornada más productiva de los últimos meses empezó con la ajustada del victoria del sábado en Son Moix a costa el Girona (1-0). Con el último grano de arena a punto de caer, una cabalgada imposible de Dani Rodríguez y el quinto gol de la temporada de Amath Ndiaye endulzaban un pulso marcado por la igualdad y apartaban de la carrera por el premio gordo al conjunto catalán. Casi al mismo tiempo, el Almería mantenía el paso derrotando en su estadio a un combativo Castellón (3-1) y entre los dos incrementaban la presión sobre un Espanyol corroído por las dudas de este mes de enero. En el caso del Mallorca, recomponía su aspecto con su segunda victoria consecutiva y destapaba de la mejor forma posible la parte más abrupta del calendario. Tras el Girona, visitará el viernes al Albacete y recibirá después en casa a Espanyol y Almería, sus dos grandes competidores.

OTRO DESLIZ ‘PERICO’
El Espanyol se derrumba

Tras dormir en la primera posición del campeonato con un partido más, el foco de la jornada para el Mallorca se posaba en Cornellà. El Rayo, metido en una espiral positiva que solo había fracturado el Mallorca una semana antes, quería doblegar por segunda vez esta temporada a un Espanyol que venía de caer en Montilivi y de sufrir dos derrotas en tres jornadas. Los blanquiazules empezaban el partido a lo grande y se iban al descanso con una suculenta ventaja gracias a los goles de Puado y Raúl de Tomàs. Una distancia que los franjirrojos invertirían en una segunda mitad de locos con las dianas de Isi, Joni Montiel y Álvaro García. Un mazazo para los catalanes, que podrían caerse incluso de los puestos de ascenso directo si el Almería suma tres puntos en su partido aplazado.

Noticias relacionadas

TRES PUNTOS
La mayor distancia

Antes de abrirle las puertas de su casa a Espanyol y Almería, el Mallorca tendrá que pasar por el Carlos Belmonte y maniatar a un Albacete en plena reconstrucción que atraviesa por su mejor momento. Será, además, el encargado de abrir una jornada que cerrará tres días después, el lunes que viene, el equipo de Vicente Moreno en Lugo. Los blanquiazules, que como mucho habían estado a dos puntos del Mallorca, se encuentran ahora más lejos que nunca de los baleares, por lo que el duelo de San Valentín se prevé decisivo.