Manolo Reina, Salva Sevilla y Dani Rodríguez, los jugadores más veteranos del vestuario, han sido los futbolistas que más partidos han disputado este 2020 con el Mallorca.

1

Son veteranos, aunque sobradamente preparados. Superan la treintena, pero no solo mejoran con los años, sino que se han convertido en piezas insustituibles, hoy por hoy, para Luis García Plaza. Manolo Reina (35 años), Dani Rodríguez (32) y Salva Sevilla (36) despiden el año 2020 en plena forma y en el podio de los futbolistas que más partidos han disputado con la camiseta rojilla.

El portero de Villanueva del Trabuco se comerá las uvas como el guardameta menos goleado de la categoría y con 38 de los 42 partidos oficiales en su hoja de servicios. El centrocampista de Betanzos, que baja la barrera del año en la enfermería, apenas se ha perdido cinco duelos (ha disputado 37 partidos) y sus 8 goles le erigen en el máximo goleador del equipo en todo el año. El tercero en la lista es el medio virgitano, el más veterano del vestuario, que despide 2020 con 37 encuentros en sus botas y 6 dianas en las redes contrarias. Unos números para enmarcar para un jugador que está ofreciendo su mejor versión en el presente curso.

Los siguientes jugadores en el ránking son Antonio Raíllo (36 partidos/29 años), Martin Valjent (35 encuentros/25 años) y Lago Junior (34/30). Curiosamente, todos ellos forman parten del núcleo duro del vestuario. De hecho, cuatro de ellos (Manolo Reina, Salva Sevilla, Antonio Raíllo y Lago Junior) son supervivientes de la temporada que el Mallorca desfiló por la Segunda División B. Todo un ejemplo de regularidad y de fiabilidad al servicio de la entidad.

Manolo Reina baja el telón de uno de los mejores años de su carrera deportiva. El reencuentro con Luis García Plaza, técnico con el que ascendió a Primera División en el Levante hace una década, le ha inyectado una dosis extra de seguridad y cierra 2020 como el portero menos goleado de Segunda División con apenas 7 goles recibidos -tres de ellos en el último partido ante el Fuenlabrada- en los diecinueve primeros partidos del campeonato. El meta malagueño acaba contrato el próximo 30 de junio y su continuidad será uno de los asuntos pendientes que deberá afrontar la propiedad en los próximos días.

Otro de los veteranos que está de dulce es Salva Sevilla. El futbolista con más edad de la caseta -cumplirá 37 años el próximo mes de marzo- se ha convertido en una pieza capital para LGP y su rol es de titularísimo. También finaliza su situación contractual el próximo verano, pero tal y como se encuentra, se da por hecho que la entidad balear le ofrecerá prorrogar el contrato una temporada más.

El tercero de la fila es Dani Rodríguez, uno de los jugadores con mayor crecimiento en el Mallorca desde que llegó. Es el mejor realizado del equipo esta campaña con seis dianas -suma ocho en todo el año- y su rendimiento también es una de las claves de la gran temporada que está realizando el Mallorca en esta primera vuelta del torneo.

El núcleo duro del vestuario, formado por los veteranos, es una de las bases fundamentales del equipo. La columna vertebral está formado por futbolistas que conocen la entidad por dentro desde hace años y que ya vivieron el meteórico ascenso desde las catacumbas hasta la máxima categoría. Son los veteranos con galones.