Joan Sastre disputa un balón durante el encuentro. | RCD Espanyol

24

Apelando a la solidaridad colectiva y al orden defensivo, el Mallorca ha capturado un punto de prestigio en el RCDE Stadium ante el Espanyol de Vicente Moreno. En un duelo con excesivo respeto entre ambos, el conjunto de Luis García Plaza supo contener al principal candidato al ascenso, que apenas inquietó a Manolo Reina en los diez primeros minutos del encuentro. El Mallorca tampoco puso en apuros a Diego López, aunque Jordi Mboula, que debutó, dispuso de una buena oportunidad en el tramo final que despejó Cabrera.

El conjunto de Vicente Moreno ha sido el dominador de los primeros compases del encuentro. El Espanyol ha superado en intensidad al Real Mallorca, que tampoco ha sufrido en exceso para superar los primeros minutos de control local. Un lanzamiento de falta lejano de Embarba ha sido el primer intento de los ‘pericos’, cuyos centros laterales han generado ciertos problemas a Reina en el arranque.

El conjunto bermellón se ha sacudido la presión y ha nivelado las fuerzas, aunque las interrupciones y las imprecisiones en el centro del campo han restado mucha fluidez al juego. Un remate flojo de Raíllo en el minuto 27 ha dado forma a la primera y única aproximación con cierto peligro de los mallorquinistas, que han echado en falta la aparición de Salva Sevilla y Dani Rodríguez en la zona de creación.

Sin apenas noticias en las áreas, el encuentro ha ido decayendo con el paso de los minutos. Aunque el Espanyol ha llevado más el peso del juego, el Mallorca ha mantenido su portería segura sin demasiados agobios más allá de repeler los balones colgados y de contener a Embarba, que se ha mostrado como uno de los jugadores más activos en una primera mitad en la que el orden y las precauciones defensivas han marcado su desarrollo.

Noticias relacionadas

El paso por las casetas no ha alterado la dinámica del juego, aunque ha sido el Mallorca el que ha empezado con algo más de intención. Un tiro flojo de Salva Sevilla desde la frontal y otro intento desviado de Brian Oliván han sido las apariciones ofensivas de los visitantes, que han visto como Vicente Moreno quería alterar el guion del duelo con un triple cambio.

También Luis García Plaza agitó el banquillo en busca de la reacción. El técnico madrileño cambió el '9' (Alegría entró por Abdón) e hizo debutar a Antonio Sánchez y al extremo catalán Jordi Mboula. Precisamente el exjugador del Mónaco dispuso de una buena ocasión tras recibir un pase al espacio de Antonio Raíllo, pero se encontró con un inspirado Cabrera. El Espanyol, que disputó los diez últimos minutos en inferioridad por la expulsión de Marc Roca, se enredó en la telaraña tejida por su rival y acabó el encuentro con un punto que hace justicia al escaso riesgo que asumieron ambos equipos.

Espanyol: Diego López, Miguelón, Cabrera, Calero, Wu Lei (Puado, m. 57), Fran Mérida (Marc Roca, m. 57), Raúl de Tomás (Pol Lozano, m. 84), Melendo (Sergi Darder, m. 57), David López (Monito Vargas, m. 73), Dídac y Embarba.

Real Mallorca: Reina, Sastre, Valjent, Raíllo, Brian Oliván, Baba, Salva Sevilla, Febas (Antonio Sánchez, m. 79), Lago Junior (Mboula, 79), Dani Rodríguez (Stoichkov, m. 87) y Abdón (Álex Alegría, m. 73).

Árbitro: Arcediano Monescillo (Comité Aragonés). Expulsó al local Marc Roca por doble amonestación (m. 83). Amonestó con cartulina amarilla al local Fran Mérida y a los visitantes Valjent y Baba.