El brasileño Philipe Sampaio, el primero a la derecha, cuando se incorporó al grupo en Son Bibiloni. | Redacción Digital

5

Philipe Sampaio no será finalmente jugador del Mallorca. El central brasileño, que llevaba unos días probándose en los campos de la ciudad deportiva a la espera de que se tomara la decisión definitiva, no ha llegado a un acuerdo con el club balear y ya no viajó anoche a Marbella, donde el conjunto de Vicente Moreno permanecerá concentrado hasta el 9 de agosto para centrarse en la segunda fase de su trabajo de pretemporada.

La historia con Philipe Sampaio se rompe justo cuando parecía que ambas partes estaban condenadas a entenderse, ya que el futbolista se había incorporado al trabajo del grupo el pasado fin de semana y parecía recibir un visto bueno casi definitivo. En cualquier caso, el Mallorca esperaba ver al jugador en acción en Marbella y con un rival enfrente para analizar su progresión y su estado físico tras haber padecido una lesión de rodilla cuando todavía actuaba en el Akhmat Grozny del fútbol ruso.

Sin riesgos

Lo cierto es que ni el Mallorca ha querido arriesgar con la incorporación de Sampaio ni el futbolista parecía dispuesto a supeditar su contratación a lo que sucediera en los partidos del stage. En el caso del club y más allá de las dudas que pudiera despertar su reciente lesión, tampoco convencía la posibilidad de que tuviera que firmar por una única temporada. Al final todo ha desembocado en la negativa a incorporar al futbolista, que ha protagonizado un caso similar al del franco-malí Jimmy Kébé en el año 2015, descartado por el Mallorca tras dos semanas a pruebas con el primer equipo en pleno mes de julio.
«Es un chico que conocíamos porque lo habíamos visto varias veces en el Boavista y en Rusia», explicaba el pasado lunes Maheta Molango acerca de Sampaio. «La cuestión es que el tenía un problema físico desde el año pasado y queríamos ver cómo está. No es una prueba, porque no es el término correcto, sino ver cuál es su situación física», matizaba el consejero delegado, abriendo ya algún interrogante con respecto a su incorporación al plantel.

Incompleto

La negativa al fichaje de Sampaio va a mantener una puerta abierta en la defensa mallorquinista, a la que le seguirá faltando una pieza para estar completa del todo en su franja central. Continúa la pareja titular del curso pasado en Segunda B, Xisco Campos y Antonio Raíllo, y de momento también sigue Miguel Núñez, que aunque es un profesional muy valorado por el cuerpo técnico apenas tuvo continuidad el año pasado y ni siquiera viajó ayer al stage andaluz. A ellos se ha sumado el joven argentino Franco Russo, que llegaba procedente del Ontinyent.