Vicente Moreno charla con Le Saux en presencia de Molango y Kohlberg. | RCD MALLORCA

2

El entrenador del Real Mallorca, Vicente Moreno, también participó en la cumbre celebrada estos días en Nueva York por la propiedad del club balear, el consejero delegado Maheta Molango y el director deportivo Javier Recio. En dicho encuentro, el técnico valenciano se reunió con la propiedad para trazar las líneas maestras del nuevo proyecto, analizar la pasada temporada y exponer sobre la mesa de los gestores de la SAD balear las necesidades de cara a la campaña 18-19, con el equipo de nuevo en la categoría de plata después de un curso en Segunda B.

La presencia de Moreno reafirma todavía más la posición de un entrenador cuya cuota de protagonismo ha crecido de forma notable. De hecho, tanto Robert Sarver como el presidente Andy Kohlberg y los consejeros Graeme Le Saux y Steve Nash, presentes también en la cita, han querido conocer de primera mano la radiografía del vestuario por parte del técnico.

Noticias relacionadas

Moreno también ha aprovechado el encuentro con los jefes para opinar sobre las necesidades de la plantilla para competir la próxima temporada con ciertas garantías de éxito en una Segunda División más al nivel de una Primera B.

La cúpula del Mallorca también conoce de primera mano el principal problema que deben resolver tanto Molango como Recio. El xcedente de futbolistas -treinta y tres jugadores actualmente- está provocando un atasco en la planificación cuando apenas quedan catorce días para prender mecha a la pretemporada. En el boceto de la próxima campaña no figuran una quincena de jugadores con contrato en vigor. Se espera que durante la jornada de hoy regresen a la isla tanto Maheta Molango como Javier Recio -Vicente Moreno seguirá con sus vacaciones- para poner en práctica las directrices marcadas por la propiedad desde Estados Unidos.

Al margen del aspecto deportivo, también se trató en profundidad la situación financiera. La SAD balear volverá a cerrar el ejercicio con pérdidas, por lo que la propiedad se verá obligada a activar una nueva ampliación de capital o traspasar a alguno de los principales activos de la plantilla.