Los excelentes números del Real Mallorca avalan la labor de Vicente Moreno. | M.À. Borràs

16

El Real Mallorca es el único equipo invicto entre los 80 que forman parte de los cuatro grupos de Segunda B con 10 victorias, 3 empates y ninguna derrota en las trece primeras jornadas disputadas en la categoría.

Los mallorquinistas están realizando un gran curso futbolístico en su primera temporada desde 1981 en Segunda B, categoría a la que cayeron tras tres campañas en Segunda y después de 16 temporadas consecutivas en Primera División.

Solo han cedido 6 puntos en los empates ante el Atlético Baleares, Formentera y Hércules y son los únicos imbatidos después de la derrota del Mirandés (1-0) en el campo del Osasuna B, consumada en la última jornada del pasado fin de semana.

Con 22 goles a favor y solo 5 en contra, el equipo que dirige el técnico Vicente Moreno es, en estos momentos, uno de los grandes favoritos para ascender a Segunda.

La ventaja del Mallorca sobre el segundo clasificado del Grupo III, el Elche, es de 8 puntos, la más amplia de toda la categoría.

El Mirandés es líder del Grupo II con 30 puntos tras 9 triunfos, 3 empates y una derrota.

En el Grupo I manda el Fuenlabrada, también con 30 puntos, con las mismas victorias (9), empates (3) y derrotas (1) que el Mirandés.

El Grupo IV es el más reñido en la parte de la tabla con tres equipos -Cartagena, Extremadura y Ecija- empatados en la primera posición con 23 puntos cada uno y que acumulan los mismos triunfos (6), derrotas (2) y empates (5).

El Mallorca parece haberse instalado en la senda que le puede devolver al fútbol profesional tras trece primeras jornadas brillantes, que no esperaban ni los más fieles de sus seguidores.